Protesta

Los empresarios se rebelan contra la nueva ordenanza de terrazas de Carmena “que pone en peligro 11.000 empleos”

El PSOE tendrá en su mano la aprobación, que según algunos medios municipales está “frenada” en la Alcaldía para evitar que salga un texto que perjudique el empleo

Terraza de un bar en una calle céntrica
Terraza de un bar en una calle céntrica Tere García

Los empresarios de hostelería de Madrid han iniciado una campaña en sus restaurantes por la nueva regulación de terrazas que prepara el Gobierno de Manuela Carmena que creen que supondrá un importante recorte en su actual actividad.

En diversos medios municipales se afirmaba ayer que la propia Alcaldía ha pedido el texto que han redactado los concejales para evitar que salga un texto perjudicial para los intereses del empleo.

El proyecto, que se mantiene en secreto, deberá incluir próximamente las aportaciones que han hecho los ciudadanos en una encuesta municipal. Posteriormente debe ser debatido en el seno del Gobierno local antes de pasar al Pleno.

En el periodo intermedio tendrá mucha importancia la postura del PSOE. Ahora Madrid no tiene mayoría por lo que serán los socialistas los que tendrán en su mano una regulación restrictiva o no. Los empresarios están seguros de que PP y Ciudadanos apoyarán sus peticiones.

La Asociación ‘La Viña’ considera que la encuesta de Decide Madrid esconde una estrategia para justificar un recorte masivo de terrazas

Ayer terminó el plazo que ha abierto el Ayuntamiento para que los vecinos decidieran en el portal ‘Decide Madrid’ cómo quieren que sea esta nueva regulación sobre los veladores de la ciudad. La Asociación ‘La Viña’, la más importante de la región, considera que la encuesta bajo el nombre “Nueva Ordenanza reguladora de terrazas y quioscos de hostelería y restauración” esconde una estrategia para justificar un recorte masivo de las actualmente autorizadas por el propio Ayuntamiento.

La polémica sobre las terrazas se inició nada más llegar al Gobierno Manuela Carmena. Una parte de Ahora Madrid considera que estos espacios se instalan en zonas públicas y por lo tanto deben reducirse al mínimo.

En la consulta que ha hecho el Ayuntamiento se dice que “hay necesidad de encontrar un equilibrio entre la corriente liberalizadora”,…y “el control del impacto que estaba provocando la proliferación de las terrazas sobre el paisaje y el medio ambiente urbano”. Fuentes municipales indicaron que el Ayuntamiento tiene que poner coto al exceso que habían cometido muchos de los establecimientos que incluso impedían a los ciudadanos transitar por las aceras.

Los empresarios se quejan de que no les han tenido en cuenta en ningún momento a la hora de redactar la nueva norma. Han mantenido “contactos”, pero no reuniones formales sobre un tema “que para muchas empresas supone la supervivencia”.

La Viña cree que la consulta hace cinco preguntas “que siguen a un texto introductorio en el que, desde un principio, se condiciona las respuestas de los ciudadanos en contra de las terrazas”.

Indican que se hacen afirmaciones como que “las terrazas madrileñas suponen una sobreocupación del espacio público, provocan contaminación acústica y lumínica, y que son la causa de disfuncionalidades provocadas en la accesibilidad del tránsito peatonal”. Señalan que no cuentan que la actual ordenanza “ya prevé zonas libres de paso en todas las aceras de 2,5 metros o superiores y que, además, garantiza distancias a portales, elementos de mobiliario urbano o pasos de cebra y semáforos”.

Los empresarios insisten que el Ayuntamiento condiciona su consulta ciudadana sin exponer datos reales sobre la densidad de las terrazas en Madrid frente a ciudades como Barcelona, Sevilla o París.

En el último año del que se tienen datos sólo se presentaron 50 denuncias por contaminación acústica

En un estudio de La Viña señalan que Madrid tiene 4.300 terrazas (740 habitantes por establecimiento), mientras que París tiene 8.600 (264 personas por terraza), Barcelona 4.896 (331 habitantes por terraza) y Sevilla 1.200 (574 habitantes por velador). Niegan que se presenten muchas denuncias por ruido. En el último año del que se tienen datos sólo se presentaron 50 denuncias por contaminación acústica.

La Viña considera que si se aprueba la nueva normativa “con las restricciones masivas” se producirá un importante recorte en el empleo que generan los veladores y que suponen 11.900 puestos de trabajo directos.

También habrá descenso en los ingresos para el Ayuntamiento e incremento de la inseguridad en las calles al eliminar instalaciones de ocio diurno. Ponen como ejemplo el efecto ‘saneador’ de zonas antes deprimidas y ocupadas por actividades ilegales como la calle Montera



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba