Madrid

Los policías de Madrid indignados con Carmena: “Nos da vergüenza nuestra alcaldesa”

UGT promueve un documento de repulsa contra el concejal que pide una investigación después de afirmar que los agentes no intervinieron en la muerte de un mantero

Dos policías en una de las calles del barrio de Lavapiés
Dos policías en una de las calles del barrio de Lavapiés Javier Martínez

Cientos de policías municipales están indignados con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y con su concejal de Seguridad, Javier Barbero, según han expresado en conversación con este periódico numerosos agentes.

Los sindicatos han emitido comunicados de repulsa por el ataque que sufrieron ayer por parte de decenas de personas en Lavapiés y por la falta de apoyo de su alcaldesa. “Del concejal no esperábamos nada y nada hemos logrado, pero pensábamos que Carmena no era así… Nos dan vergüenza”, afirmaba un agente con el consenso de varios de sus compañeros.

El Gobierno municipal tardó más de doce horas en dar la cara en una rueda de prensa en la que el concejal de Seguridad, Javier Barbero, compareció junto a Marta Higueras, responsable de Asuntos Sociales, y el concejal de Centro, Jorge García Castaño.

Barbero aclaró que la policía no perseguía al hombre que murió de un infarto en la calle, pero acto seguido anunció una investigación para analizar el uso de la fuerza en la actuación contra los manteros.

La alcaldesa Manuela Carmena, de visita en París, lanzó el jueves por la noche un tuit en el que decía: “Lamento muchísimo la muerte de un ciudadano en Lavapiés. Desde el Ayuntamiento investigaremos a fondo lo sucedido y actuaremos en consecuencia. Toda mi solidaridad con familiares y amigos”.

Este mensaje aún provocó más enfado entre los agentes.

La alcaldesa no hizo referencia al trabajo de dos de sus agentes. Dos funcionarios que patrullaban por la zona y vieron tendido al senegalés, se bajaron del coche y comenzaron a hacer las maniobras de reanimación a Mane Mbaje antes de que llegara el Samur. Los policías estuvieron 24 minutos intentando reanimar al ciudadano.

El viernes, una vez que el concejal de Seguridad había dicho en la rueda de prensa que los policías no perseguían a Mane, Carmena hizo púbico otro tuit, en el que parecía querer resctificar: “Quiero que sepáis que el Ayuntamiento escuchará siempre todas las expresiones pacíficas. No puede repetirse ningún tipo de violencia como la que anoche sufrieron vecinos y servidores públicos. Lavapiés quiere seguir siendo un barrio donde la convivencia siempre es ejemplar”.

“La alcaldesa –señalaba un agente- ha tardado 24 horas en dar una ligera muestra de apoyo a los que han intentado salvar la vida al mantero”.

El sindicato UGT lanzó ayer un mensaje en el que instaba a los compañeros de los sindicatos UPM, CSIT, CCOO, AMPU a suscribir un comunicado “condenando la actuación y declaraciones” del concejal de Seguridad Javier Barbero tras los disturbios de Lavapiés, así como “los comentarios de sesgo ofensivo de varios concejales” compañeros del edil.

Los agentes creen que Carmena y su equipo están atrapados por su desconfianza hacia todo lo que suene a policía y han apostado por un cuerpo para ‘educar’, “cuando nosotros tenemos que encontrarnos todos los días con problemas muy serios”.

Los jefes de la Policía de Carmena, agrupados en la Agrupación de Jefes de la Policía Municipal de Madrid (AJPMM), colocaron una octavilla en los centros de trabajo en la que señalaban que apoyaban a los policías que intentaban salvar la vida al ciudadano senegalés.

“Sin fisuras –añaden- reconocemos y honramos la actuación de todos los policías y todos los mandos de la unidad de Centro sur en beneficio de los vecinos en el barrio de Lavapiés”.

Los jefes señalan que el cuerpo de Policía Municipal de Madrid “está demostrando permanentemente su sacrificio y profesionalidad en todos los eventos, mientras no tenemos recompensa por los responsables políticos, que embarran nuestra imagen en vez de dignificarla”.

El sindicato UPM repudiaba la tardanza en reaccionar del Gobierno de Carmena, mientras que CPPM señalaba que es una “auténtica vergüenza, que las personas que nos dirigen nos prejuzguen, intentando criminalizarnos en primer lugar y luego ya investigarán lo ocurrido”.

CSIT-Unión Profesional pedía a la alcaldesa el apoyo a la policía local y esperaba que el Gobierno local salga “de una vez” en defensa de la verdad y de los policías.

La Asociación APMU respondía a Ahora Madrid y su concejal Javier Barbero solicitando que saliera en defensa de los servicios públicos que fueron bombardeados con piedras tras intentar salvar la vida a un ciudadano. “Lo único que han generado –añadía- es odio a la Policía Municipal”.



Volver arriba