Caso Púnica Granados hizo negocios con uno de los investigados en la ‘Operación Lezo’

Jesús Trabada, que creó una empresa para competir con la Comunidad de Madrid en la construcción de metro, comenzó a trabajar con Granados en la ampliación de la red de Moscú

Granados junto a Esperanza Aguirre en una imagen de archivo.
Granados junto a Esperanza Aguirre en una imagen de archivo. EFE

Francisco Granados, en la cárcel desde hace más de dos años por el ‘caso Púnica’, participó en negocios con Jesús Trabada, que fue director general de Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, poco después de que la presidenta lo cesara de manera fulminante por Esperanza Aguirre sin que se supieran las razones de la destitución.

El sumario de la ‘Operación Púnica’ revela que Jesús Trabada y Francisco Granados mantuvieron contactos y reuniones para que el que fuera consejero de Transportes, y por lo tanto responsable de la ampliación del Metro, participara en Bustren, la compañía que fundó Trabada tras ser expulsado por Esperanza Aguirre como responsable de la ampliación del Metro. Curiosamente, Bustren compite con la Comunidad de Madrid, que tiene un departamento para asesorar en la ampliación de redes ferroviarias subterráneas.

Fuentes del sector creen que los verdaderos socios de Trabada, en Bustren en sus operaciones en Rusia, son Javier López Madrid y Francisco Granados.

Las autoridades rusas exigían que las ampliaciones del Metro las realizara una empresa del país. La Guardia Civil grabó una conversación en la que Granados contaba como Trabada le planteaba vender ficticiamente el 69,2% de su participación en Bustren-Rusia a su socio ruso llamado Sergei Groshikov.

Este individuo había sido impuesto como socio por un vicealcalde de Moscú. Este asunto está siendo investigado por la oposición en la ciudad que, además, considera sospechoso que los precios de las adjudicaciones se incrementaran cerca de un 30% tras la llegada de Groshikov.

No está clara la forma en que repatriaría a España los beneficios que obtuviera en la operación. Granados y Trabada no querían como socio a Javier López Madrid

Trabada iba a firmar en secreto un documento por el que seguiría siendo el propietario para continuar operando en Moscú. No está clara la forma en que repatriaría a España los beneficios que obtuviera en la operación. Granados y Trabada no querían como socio a Javier López Madrid, según informó la Cadena Ser.

Para ello, y según se puede leer en el sumario de Púnica, quisieron desanimar a López Madrid para que continuara con la operación y quedarse los dos el negocio de la ampliación del Metro de Moscú, más de 40 kilómetros de uno de los círculos de transporte ruso.

Continuidad del proyecto

Los responsables de Bustren se promocionan como autores de la ampliación del Metro de la Comunidad de Madrid, lo que ha provocado el malestar de los funcionarios y cargos de la Consejería de Transportes que creen han utilizado los conocimientos de toda la estructura del departamento para hacer negocios. 

El proyecto de la ampliación en Moscú parece que sigue adelante, si bien Bustren acumula deudas y demandas de varias de sus empresas subcontratadas en España.

Esperanza Aguirre nunca explicó las razones del cese a Jesús Trabada que está investigado en la ‘Operación Lezo’ por la construcción paralizada del tren de Cercanías entre Móstoles y Navalcarnero. Esta obra fue adjudicada a OHL empresa en la que trabaja López Madrid.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba