Madrid

Fomento anuncia nuevas obras en Madrid mientras mantiene retrasos de una década en otras

Un diputado de Ciudadanos pregunta al Gobierno sobre los plazos para unir con AVE Madrid y el Aeropuerto de Barajas

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna EFE

El Ministerio de Fomento no tiene prisa. Ni la tuvo con la última ministra socialista Magdalena Álvarez ni con José Blanco ni con Ana Pastor. Tampoco el actual ministro, Íñigo de la Serna, tiene prisa. O quizá la tenga, pero los últimos latigazos de la crisis y la enorme burocracia del departamento lo frenan todo.

Quienes conocen la 'casa' hablan de un excesivo número de técnicos con mucho poder. En la actualidad, el Ministerio tiene en Madrid varios proyectos en marcha, pero nadie sabe cuándo se podrán inaugurar.

El más sangrante de todos, y aún sin fecha fija de apertura, es el túnel del AVE entre las estaciones de Atocha y Chamartín. Quien bautizó al anterior, el que se empezó construir con la República y se terminó con el franquismo, como el ‘túnel de la risa’ se va a quedar corto si quiere rebautizar así esta nueva unión entre Atocha y Chamartín.

El Consejo de Ministros autorizó en junio del año 2008 la licitación de las obras del túnel de alta velocidad entre las estaciones madrileñas de Puerta de Atocha y Chamartín. El objetivo es articular la conexión ferroviaria de todas las líneas de alta velocidad españolas.

En aquel año este tramo estaba considerado como una infraestructura de carácter esencial por ser la interconexión de las líneas con origen o destino en la mitad sur con las de origen o destino en la mitad norte. Ahorrará una hora a los viajeros que van desde Alicante a Valladolid o a los que vayan de León a Valencia.

La inversión del túnel ha sido de cerca de 300 M. de euros e incluía el aumento de la seguridad, con la adopción de tecnologías punta en los sistemas de conducción automática de trenes

El plazo de ejecución se estimó en 32 meses, es decir prácticamente tres años. Según estas cuentas el túnel debería haber estado terminado en el año 2011. A pesar de que se anunció a bombo y platillo de que la obra estaba financiada a cargo de los Fondos Europeos, los sucesivos Gobiernos la pararon cuando la parte civil, la más complicada, ya estaba terminada.

Hace unas semanas el ministro Íñigo de la Serna dijo en Segovia que la apertura del túnel sería cosa de “meses”. Lo mismo dijo la ministra Ana Pastor, cuando ocupaba la misma cartera, sobre una estación de Cercanías de Madrid que ha tenido un retraso en su apertura de dos años. La ministra ocultó, o le ocultaron, que una chapuza, al recortar las rampas de discapacitados por la crisis, frenó la inauguración hoy felizmente en funcionamiento.

La inversión del túnel ha sido de cerca de 300 millones de euros e incluía el aumento de la seguridad, con la adopción de tecnologías punta en los sistemas de conducción automática de trenes. Curiosamente parece que los problemas de seguridad son los que están retrasando la puesta en marcha de esta obra millonaria.

La segunda fase

Ahora, el ministro ha presentado, la segunda fase de las obras de ampliación de Madrid Puerta de Atocha. Esta incluye la construcción de la estación ferroviaria bajo la calle Méndez Álvaro, que permitirá la parada de trenes pasantes hacia la estación de Chamartín y a la inversa. Se ha hecho en colaboración con Rafael Moneo, el arquitecto de la primera obra.

La inversión total será de más de 600 millones de euros, de los que 423 serán para la estación y otros 237 para la remodelación de las vías.

Esta segunda fase tiene tres objetivos fundamentales:

  • Se busca “mejorar las condiciones de gestión y explotación de la estación, adaptándola al previsible aumento de viajeros y preparándola para la futura entrada en servicio de nuevas líneas de alta velocidad”, según explicó el ministro. Podrá acoger hasta 40 millones de usuarios al año, frente a los poco más de 22 millones actuales.
  • Establecerá una unión entre el norte y el sur con parada en la estación, una vez que entre en servicio el túnel en ancho internacional entre las estaciones de Puerta de Atocha y Chamartín.
  • Habrá nuevos accesos peatonales y para el tráfico rodado, así como una pasarela peatonal que conectará los dos barrios situados a ambos lados del complejo ferroviario que han quedado partidos con la estación.

Dos andenes de 420 metros

El nuevo espacio subterráneo tendrá dos andenes de 420 metros y cuatro vías en ancho internacional (UIC), bajo las actuales vías 14 y 15 de Puerta de Atocha y parte de la calle Méndez Álvaro.

Esta instalación permitirá efectuar parada intermedia en Puerta de Atocha a aquellos trenes que circulen por el túnel en ancho estándar entre Atocha y Chamartín.

Fomento explica que en la confluencia de las calles Méndez Álvaro y Garganta de los Montes se construirá un nuevo vestíbulo y se remodelarán los actuales.

También se remodelará la marquesina histórica. Se actuará tanto en la zona de acceso desde la glorieta de Carlos V, como en el interior del edificio. Algunos servicios cambiarán de ubicación “para que el viajero que llegue por la glorieta encuentre un itinerario accesible y claro”, señala ADIF.

Más dinero para Barajas

El ministro de Fomento también presentó hace unos días el Plan Director del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas 2017-2026, con una inversión total estimada de 1.571 millones de euros.

De esta cantidad 530 millones corresponden al primer período en los años 2017-2021 y el resto, 1.041 millones, al segundo período, de 2022 a 2026.

Se adaptarán las infraestructuras a la demanda de tráfico esperada para asegurar el aumento de capacidad para atender hasta 80 millones de pasajeros y al incremento de aeronaves de gran tamaño.

La pregunta de Ciudadanos

El diputado de Ciudadanos (Cs) en el Congreso, Fernando Navarro, parece que ha entrado en la nómina de los que no creen obras sin fechas de terminación. Hace unos días ha registrado una pregunta de respuesta escrita sobre los planes de Fomento sobre Barajas.

Quiere saber más sobre “la promesa del Gobierno de conectar el aeropuerto madrileño con el AVE”, en la que no especifica fecha y cuando aún se está buscando una solución técnica.

Precisamente, según ha explicado Navarro, “la conexión con el AVE es la mayor ausencia del Plan Director del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas 2017-2026”, un plan en el que Aena invertirá 1.571 millones para la remodelación completa de las tres terminales antiguas y la ampliación de la T4.

Ciudadanos quiere conocer si el Gobierno cuenta con un calendario de actuaciones concretas, con plazos y presupuesto, para los trabajos contemplados en el Plan Director del aeródromo español, tanto para la remodelación completa de las tres terminales antiguas y la ampliación de la T4, como para la conexión del aeropuerto con el AVE.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba