El Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha un plan para revisar los imbornales (boca o agujero por donde se vacía el agua) de los 404 puntos "más críticos" de la red de saneamiento y alcantarillado para que estén despejados de hielo y residuos ante la previsión de lluvia para el próximo miércoles.

El concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha indicado este martes en declaraciones a Efe Televisión que este dispositivo de carácter preventivo está integrado por 320 personas y 20 máquinas.

"Los 404 puntos se han determinado tras analizar los avisos de acumulación de agua de los últimos cinco años", ha explicado Carabante, quien ha indicado que donde más hay es en los distritos de Chamartín y Moncloa.

Ha indicado también que los imbornales de los 29 túneles de la ciudad de Madrid están siendo inspeccionados por los técnicos de Vías Públicas para evitar en lo posible que se puedan producir inundaciones en ellos.

Calles "liberadas totalmente"

Sobre la retirada del hielo de las 9.261 calles de Madrid, el concejal ha asegurado que 4.800 están "liberadas totalmente" y otras 4.000 de "forma parcial", por lo que se puede transitar "prácticamente por todas salvo fondos de saco y calles residuales".

Y ha añadido que "más de 3.000 kilómetros" de aceras están despejadas de nieve y hielo para poder caminar.

Por último, ha afirmado que los servicios municipales trabajan para retirar el hielo que ha dejado la copiosa nevada tras el paso de la borrasca Filomena hace más de una semana en los puntos que quedan de colegios para que el miércoles puedan abrir con "total normalidad".

Tras el largo el episodio de nieve y frío de las última semanas, la llegada de un tren de borrascas atlánticas, a partir del miércoles, elevará notablemente las temperaturas y dejará lluvias en casi todo el país, lo que favorecerá el deshielo de la nieve acumulada.