La noticia ha provocado un terremoto político en vísperas de la celebración de las elecciones madrileñas del próximo 4 de mayo: personal contratado por Unidas Podemos, detenido por la agresión a los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) en el mitin de Vox de Vallecas. Desde esferas policiales apuntan que el episodio pone de manifiesto un problema: la frecuencia con la que representantes políticos se rodean de ‘machacas’, gente afín que asume labores de seguridad en tiempos de campaña o de tensión.

Fuentes policiales consultadas por Vozpópuli aseveran que “todos los partidos políticos” se refuerzan con ‘machacas’ durante las campañas electorales: “No se les puede llamar escoltas, no son escoltas policiales, los partidos los utilizan porque son afines y los utilizan para funciones de seguridad”.

En muchos casos, se trata de personal sin titulación de vigilante de seguridad y difieren mucho de los verdaderos escoltas, personal que forma parte del Cuerpo Nacional de Policía. Su forma de trabajar despierta recelos entre los cuerpos policiales, al considerar que contaminan su desempeño y que, además, pueden desencadenar más problemas que los que están llamados a resolver.

“Es necesario que se regularice esta situación para evitar que se generen más problemas”, señalan las fuentes consultadas por este diario. “Los partidos tienen dinero para contratar a profesionales de la seguridad y no a matones dispuestos a lo que sea por su líder”.

El propio Pablo Iglesias aporta algo de luz sobre las detenciones practicadas en el mitin de Vox. En la manifestación celebrada con motivo del 1 de mayo, el dirigente de Unidas Podemos negaba que ninguno de los detenidos fuese su escolta, y que todos los escoltas encargados de velar por su seguridad son miembros de la Policía Nacional. Sí que admitía que uno de los arrestados era una persona contratada por su partido, aunque aseguraba que no ha cometido ningún delito y que “esto quedará en nada”.

Las fuentes policiales señalan que “lo más probable es que los detenidos no tuvieran ningún tipo de titulación”. También que su papel encaja en la figura de los ‘machacas’, de sobra conocida en esferas policiales por su proximidad a los partidos que los contratan y los problemas que generan en términos de seguridad.

Práctica extendida en los partidos

Un modo de actuar que no corresponde exclusivamente a Unidas Podemos; al contrario, la contratación de los machacas es una práctica extendida por “los partidos políticos” en momentos cruciales de movilización y de apariciones públicas, como lo es la campaña en las elecciones a la Comunidad de Madrid que se celebrarán el próximo martes 4 de mayo.

La noticia adelantada por El Confidencial ha provocado un intenso debate político. El dirigente de Vox, Santiago Abascal, acusa a Pablo Iglesias de enviar a sus “matones a sueldo” para atacar a la Policía y a Vox en el mitin que se celebró en Vallecas a principios de abril. También pide la dimisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.