La Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional prepara un informe sobre las anotaciones que hacía el comisario jubilado José Villarejo de sus encuentros y citas privadas a partir del hallazgo de un nuevo lote de agendas que guardaba el comisario en una caja dentro de un armario de su casa, según informan a Vozpópuli tres fuentes distintas de la investigación.

Hasta ahora la Audiencia Nacional tan solo contaba en su poder con una mínima parte de las agendas de Villarejo y creen que este nuevo lote es el resto que faltaba. El principal imputado del caso Tándem era especialmente meticuloso a la hora de apuntar las personas con las que se reunía y, en ocasiones, incluía comentarios sobre lo que se abordaba en esas reuniones, ya fuesen profesionales o informales.

Colaboradores, altos mandos de la Policía, empresarios como el hombre fuerte de Atresmedia Mauricio Casals, o abogados como el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y pareja de la actual fiscal general del Estado aparecen reflejados con fechas y hasta lugares anotadas de puño y letra por Villarejo. Algunos de estos apuntes han servido para avanzar en las decenas de piezas separadas que integran la macrocausa que investiga la Fiscalía anticorrupción y el juez Manuel García Castellón. 

Las agendas de Villarejo halladas en octubre

El hallazgo se produjo en octubre, en concreto en el marco de la Pieza número 28. Se indaga si Villarejo dirigía desde la cárcel una trama delictiva para vender por cantidades millonarias información confidencial todavía en su poder, años después de su arresto en 2017. Quedó en libertad a principios de este mes al no poder juzgarle antes de que cumpla el máximo de cuatro años que permite la Ley permanecer en prisión sin una condena firme.

En aquella operación se practicó un registro en su celda de la cárcel de Estremera, pero también hicieron otro en su domicilio en la localidad de Boadilla del Monte de Madrid. Allí reside su mujer, también detenida e investigada por esos hechos. Según las fuentes consultadas, apareció en torno a una quincena de agendas en un ropero, dentro de una caja. Responden a sus actividades de los últimos años. Hay anotaciones de al menos 2013, 2014 y 2015. 

Son cientos de apuntes que coinciden en el tiempo con varias de las piezas investigadas. Las fuentes consultadas afirman que las nuevas agendas corresponden a algunos de los años de mayor actividad del comisario, en ese momento en activo (se jubiló en 2016). Villarejo está acusado de un carrusel de delitos que van desde el cohecho a la organización criminal. En la mayoría de las piezas se le acusa de aceptar encargos para clientes adinerados a los que prestaba trabajos de detective privado. Como valor añadido, usaba su ascendencia en la Policía para acceder a bases de datos confidenciales.   

El comisario tenía una amplia red de contactos como acreditan las anotaciones del “control de llamadas” que registraban sus colaboradores en su empresa Cenyt. El polémico mando compaginaba su labor policial con la dirección de un conglomerado de sociedades cuya sede estaba en la Torre Picasso, en pleno centro financiero de la capital. Este periódico tuvo acceso a estos listados en los que se evidencia el interés en contactar con Villarejo de empresarios, políticos y algunos mandos policiales, algunos ya retirados del Cuerpo hacía años.

Baltasar Garzón y Dolores Delgado

Vozpópuli también tuvo acceso a alguna de las últimas agendas personales del comisario ya jubilado. En algunas de ellas hay anotaciones de apenas unos días antes de ser detenido con Baltasar Garzón, reconocido amigo suyo y abogado de alguno de los comisarios investigados. Las últimas anotaciones corresponden a los meses de septiembre y octubre. El 13 de septiembre apuntó a mano "Balta comida interesante" y el 2 y el 3 de octubre hace referencia a una reunión mantenida a las 17 horas y una dirección correspondiente al despacho profesional del exjuez de la Audiencia Nacional. 

En esas mismas anotaciones también hay alusiones a la exministra de Justicia y ahora fiscal general del Estado, Dolores Delgado, entonces fiscal de la Audiencia Nacional.  El 23 de mayo de 2017 aparece otra anotación con la inscripción “comida mañana con BG, Lola y Andreu” (Fernando Andreu, otro juez de la Audiencia Nacional). El 3 de julio vuelve a aparecer otra anotación que ha destacado la Policía en la que se indica: "Confirmada comida mañana vendrá por su parte BG y Lola”

Estas anotaciones vienen recogidas en el sumario que instruye la Audiencia Nacional, en concreto en la Pieza separada Pit en la que se investigan las gestiones de Villarejo por evitar una extradición de un empresario español a un país sudamericano que le investigaba por corrupción. Delgado niega esta relación y tan solo admite haber mantenido un contacto de este tipo con el excomisario. Se trata de la comida en el restaurante Rianxo de Madrid en el año 2009 y cuyo contenido fue publicado por Moncloa.com

Aclaración de Baltasar Garzón:

"El Sr. Baltasar Garzón Real no es abogado de ninguno de los investigados en el conocido como caso Tándem que se investiga en el Juzgado Central de Instrucción núm. 6 (Audiencia Nacional), los cuales están defendidos por sus correspondientes abogados responsables".