El empresario Javier López Madrid ha entregado al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón una carpeta "con 1.000 folios" con información policial y judicial para tratar de desmontar la versión de la doctora Elisa Pinto sobre el supuesto encargo al comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo para agredirla.

La documentación ha sido aportada en el marco de la pieza número 24 del caso 'Tándem', por la que el empresario ha comparecido este lunes en calidad de investigado. Según han informado fuentes de la defensa a Europa Press, durante su declaración, López Madrid ha afirmado que nunca contrató a ninguna empresa de Villarejo, ni pagó por ningún encargo de servicio alguno.

En este sentido, ha precisado que desconocía quién era el comisario jubilado y que se entrevistó con él como detective, en contadas ocasiones porque él y su familia recibían decenas de mensajes intimidatorios.

"Lesiones con instrumento peligroso"

Asimismo, las fuentes consultadas han señalado que López Madrid ha entregado este lunes al juez una carpeta con 1000 folios documentación relacionada con las investigaciones realizadas por tres grupos policiales --la Brigada Provincial de la Policía Judicial, la Guardia Civil, Equipo de Mujer-Menor (EMUME) y la Policía Judicial Sección de Secuestros y Extorsiones-- en el marco de la denuncia interpuesta por el empresario contra la dermatóloga y que investiga el Juzgado de Instrucción número 26 de Madrid.

Los informes policiales concluyen que Pinto habría simulado una historia de acoso y de amenazas para encubrir el acoso y hostigamiento que sometió a López Madrid, a su familia y entorno, explican las mismas fuentes.

Cabe recordar que el Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid ha propuesto juzgar a López Madrid por los presuntos delitos de amenaza y acoso a la doctora Pinto y al comisario jubilado José Manuel Villarejo por "lesiones con un instrumento peligroso". La magistrada Belén Sánchez entiende que "existen indicios suficientes de la participación" de ambos investigados en el apuñalamiento que sufrió la doctora en 2014.