El secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, ha recibido este miércoles la visita del presidente argelino, Abdelmayid Tebune, en el hospital militar de Argel donde permanece ingresado tras ser evacuado de madrugada desde España, lo que ha permitido verle consciente y hablando tras recuperarse de un cuadro crítico de covid, en unas primeras imágenes públicas en las que ambos líderes han coincidido en agradecer el papel jugado por España.

El embajador saharaui en Argel, Abdelkader Taleb Omar, ha confirmado a la agencia argelina oficial, APS, que Ghali llegó al país norteafricano en torno a las 3.00 (hora local). Ha explicado que su estado está "en constante mejora", pero por el momento seguirá convaleciente.

Ghali permanece ingresado en el Hospital Central del Ejército de Ain El Naaja, donde este miércoles ha recibido ante las cámaras la visita de Tebune y del jefe del Estado Mayor del Ejército Nacional Popular de Argelia, Said Chanegriha, con los que el líder del Polisario intercambia algunas palabras. Son sus primeras imágenes desde que fuese trasladado de urgencia a España e ingresado en un hospital de Logroño a mediados de abril.

Son sus primeras imágenes desde que fuese trasladado de urgencia a España e ingresado en un hospital de Logroño a mediados de abril y en ellas aparece sin respiración asistida, aunque tumbado en la cama y con una sonda nasogástrica.

En la conversación, Ghali ha dicho estar recuperándose de la covid y ha subrayado su compromiso con la Justicia española. El mandatario argelino, por su parte, ha agradecido el papel de España en la acogida, algo que el líder del Polisario ha reafirmado con una breve alusión ha dicho "esfuerzo".

Ghali llegó a España por "razones humanitarias", en palabras del Gobierno español, que siempre ha defendido que el dirigente saharaui entró con su propio pasaporte. Su vuelta a Argel, donde fue ingresado inicialmente tras contagiarse de coronavirus, se ha producido en un avión medicalizado contratado por el Ejecutivo argelino.

La empresa francesa que ha colaborado en este traslado ha evitado en declaraciones a Europa Press dar detalles del caso, apelando a "principios éticos y legales", incidiendo en la necesidad de salvaguardar la privacidad de los pacientes.