España

Perspectiva de género y sensibilidad animal vencen al castellano en la definitiva 'ley Celaá'

El dictamen final de la LOMLOE se debate el jueves 19 de noviembre en el Congreso. Mientras el castellano no sale bien parado en la nueva ley, materias como el género, los animales, la transición ecológica, la justicia fiscal y la identidad sexual ganan peso tras la incorporación de varias enmiendas

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, durante una sesión de control al Gobierno en el Senado.
La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, durante una sesión de control al Gobierno en el Senado. Europa Press

La reforma educativa planteada por el Gobierno a través de la LOMLOE, conocida popularmente como 'ley Celaá', llega este jueves 19 de noviembre al Pleno del Congreso de los Diputados.

Los grupos parlamentarios votarán el dictamen final de la norma, un documento de más de cien páginas donde ya se incorporan las enmiendas que fueron aprobadas durante la Comisión de Educación y al que ha tenido acceso Vozpópuli.

La mayoría de las que gozan de luz verde han sido las promovidas por PSOE, Podemos, ERC y algunos otros socios de la investidura de Pedro Sánchez como el PNV. PP, Ciudadanos y Vox, que vieron cómo se estrellaban la mayoría de sus propuestas, votaron en contra del texto.

Mientras que el castellano no resulta bien parado en la nueva ley después de que socialistas, republicanos catalanes y Podemos le despojasen del rango de lengua vehicular, otros aspectos ganan peso en el escrito. Entre ellos, la perspectiva de género, la brecha digital de género, el respeto a los animales, la transición ecológica, la justicia fiscal, la educación afectivo-sexual, los impuestos y la identidad sexual.

Derechos de los animales

El proyecto original impulsado por la ministra Isabel Celaá ya incorporaba algunas de estas materias, pero varias de ellas han ganado más peso en el dictamen final tras la incorporación de las nuevas enmiendas. No mencionaba ni a los seres vivos más allá de lo que ya contemplaba la propia LOE, la Ley Orgánica de Educación (LOE), de 3 de mayo de 2006, que el Gobierno pretende modificar y derogar con ello la posterior y vigente 'ley Wert'.

Así, si la LOE contemplaba el respeto a los seres vivos como uno de los fines del sistema educativo y el hecho de conocer y valorar los animales más próximos al ser humano como uno de los objetivos de la Educación Primaria, ahora el texto multiplica sus referencias a este asunto, incorporando conceptos como la "empatía" y los "derechos" de los animales.

Además, "el respeto por el entorno y los animales" será una de las nuevas materias de estudio en el área de Educación en Valores cívicos y éticos, que pretende incorporarse desde el tercer ciclo de Primaria.

Justicia fiscal, género en lo digital...

Otra de las novedades que suman a la 'ley Celaá' y, en concreto, al área de Educación en Valores cívicos y éticos es el estudio "la función social de los impuestos y la justicia fiscal".

La nueva 'Educación para la Ciudadanía' -desempolvada de la era Zapatero- contemplará finalmente estudios en: Derechos Humanos y de la Infancia, los recogidos en la Constitución española, el desarrollo sostenible, respeto hacia los animales, justicia fiscal, igualdad de mujeres y hombres y el valor del respeto a la diversidad, el espíritu crítico y la cultura de paz y no violencia.

La perspectiva de género se amplía a más ámbitos como el desarrollo de la competencia digital, donde ahora también se señala que hay que hacer "hincapié" en "la brecha digital de género". El conocimiento de la "memoria democrática" impulsado por el Gobierno en el sistema educativo ahora incorporará la cuestión del género.

"El estudio de la memoria democrática deberá plantearse, en todo caso, desde una perspectiva de género, haciendo especial hincapié en la lucha de las mujeres por alcanzar la plena ciudadanía", recoge el dictamen final de la nueva norma.

Polémicas desde su origen

La reforma educativa planteada originalmente por el Gobierno ya tenía varios frentes abiertos antes de incorporar algunas de las enmiendas propuestas por los distintos grupos parlamentarios.

De todos los colores: desde los cambios que se pretenden en la educación especial y que han generado gran inquietud en las familias, a las restricciones a la red de la concertada, pasando por la eliminación de Ética en la ESO y la polémica por el apartado para que la Religión no cuente para la nota media. 

Sin embargo, fue en el ecuador del trámite parlamentario de la 'ley Celaá' cuando estalló la tormenta política con el castellano como protagonista. Socialistas, Podemos y ERC pactaron en una de las enmiendas eliminar la referencia al castellano como "lengua vehicular" en todo el Estado. En plenas negociaciones de los Presupuestos.

El castellano, en el punto de mira

Según los promotores de la propuesta, el objetivo es "facilitar los programas de inmersión lingüística" de las CCAA con lengua cooficial. Pero la oposición les acusa a los socios de Gobierno de ceder ante las exigencias de los nacionalistas catalanes para obtener a cambio el apoyo necesario para sacar adelante las cuentas. También desaparece del texto la mención a esta lengua como "Lengua Oficial del Estado".

De esta manera, se introduciría la posibilidad de que los Gobiernos autonómicos pudiesen determinar cuál es la lengua vehicular en la comunidad educativa de cada territorio.

Además, los partidos de la coalición de Gobierno apoyaron la enmienda de los nacionalistas vascos para cambiar el nombre de la asignatura Lengua Cooficial y Literatura -que se llama así desde los tiempos de la LOE del PSOE- y que a partir de ahora pasaría a llamarse Lengua Propia.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba