Los propietarios que rebajen un 10% la renta del contrato en alquiler de su vivienda en zonas tensionadas tendrán derecho a una reducción del 90% sobre el rendimiento neto en su declaración del IRPF, según se recoge en la propuesta de Ley de Vivienda del Ministerio de Movilidad, Transportes y Agenda Urbana a la que ha tenido acceso Europa Press.

Así, según explica el Ministerio en el documento, si un propietario que tenía un contrato de arrendamiento de 700 euros al mes firma uno nuevo por 630 euros, tendrá derecho a un beneficio fiscal en el IRPF de cerca de 950 euros al año, "superior al beneficio neto que le reportaría optar por un incremento de la renta".

Por otro lado, se recoge una bonificación para propietarios del 70% en el IRPF por la incorporación de una vivienda para alquiler habitual en las zonas tensionadas. Esto, según Agenda Urbana, favorece la entrada en el mercado de viviendas que anteriormente no estaban en alquiler como vivienda habitual.

"Incumplimiento de acuerdo"

Unidas Podemos rechaza esta propuesta del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, ya que consideran que se trata de un "incumplimiento flagrante" del acuerdo de gobierno de coalición por la parte socialista.

Los 'morados' aprecian que los socialistas "sucumben" a las propuestas de la patronal inmobiliaria con un modelo que beneficia a los grandes tenedores de vivienda, en lugar de establecer obligaciones que haga aflorar inmuebles vacíos que bajen el alquiler.

Desde Unidas Podemos se considera que esa propuesta "no sólo incumple el acuerdo de Gobierno" por "no incluir la regulación de precios del alquiler", sino que además es "antisocial al promover que quien más tiene, y más ha contribuido a hinchar la burbuja, se beneficie en mayor medida de estos incentivos sostenidos con el dinero de todos".

Como prueba de ello aluden a que la base a esta propuesta plantea que "cuanto más cara sea la renta y más viviendas tenga un propietario, mayor será el beneficio fiscal que reciba".