La Comisión del Estatuto de los Diputados ha dado un plazo de 10 días para que la portavoz parlamentaria de Junts, Laura Borràs, presente sus alegaciones sobre el suplicatorio que ha pedido el Tribunal Supremo para investigarla por los delitos de fraude a la Administración, malversación de caudales públicos y falsedad documental en su etapa de directora de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC).

El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, remitió el pasado lunes la comunicación cursada por la Sala de lo Penal de este órgano que eleva suplicatorio en relación con la diputada independentista, y al día siguiente la Mesa del Congreso ya puso en marcha el procedimiento parlamentario, que se espera resolver en menos de sesenta días.

Conforme a lo establecido en los artículos 13 y 14 del Reglamento, es la Comisión del Estatuo de los Diputados quien debe examinar los suplicatorios, siempre en reuniones a puerta cerrada, y hacer una propuesta al Pleno en el plazo de 30 días hábiles.

En su primera reunión para tratar el caso de Laura Borràs, la Comisión que preside la diputada del PSOE Begoña Nasarre ha decido abrir un plazo de alegaciones para dar audiencia a la interesada. Según informaron a Europa Press fuentes parlamentarias. la diputada independentista tendrá diez días, hasta el próximo 11 de junio, para presentar estas alegaciones, ya sea por escrito o bien de forma oral ante la misma. la intención de Borràs, según su entorno, es hacerlo presencialmente.

El debate y votación de los suplicatorios en el Pleno del Congreso tampoco es público, sino que se desarrolla a puerta cerrada

Una vez concluya su tarea, la comisión elevará su conclusión al Pleno de la Cámara, que es el que tiene la última palabra. En anteriores suplicatorios la Comisión del Estatuto de los Diputados ha resuelto este trámite en poco más de dos semanas.

Todo el procedimiento es a puerta cerrada 

Eso sí, el debate y votación de los suplicatorios en el Pleno del Congreso tampoco es público, sino que se desarrolla con el hemiciclo a puerta cerrada y sin transparencia. Los diputados tampoco están obligados a seguir consignas de voto ya que su voto es secreto. Sólo se da a conocer el resultado.

En el plazo de ocho días, contados a partir del acuerdo del Pleno de la Cámara sobre concesión o denegación de la autorización solicitada, Batet dará traslado del mismo a la autoridad judicial, advirtiéndole de la obligación de comunicar a la Cámara los autos y sentencias que se dicten y afecten personalmente al diputado.

El suplicatorio se entenderá denegado si la Cámara no se hubiere pronunciado en el plazo de sesenta días naturales, computados durante el período de sesiones, a partir del día siguiente al del recibo del suplicatorio.