La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de La Coruña ha dictaminado, en un auto hecho público este martes, que el Estado tiene que devolver todos los bienes del interior del Pazó de Meirás a la familia Franco, según adelanta ABC. Además, también tendrá que indemnizar a los descendientes del dictador por la privación en el uso y disfrute de los bienes del inmueble desde el pasado mes de diciembre.

La Audiencia reprocha a la juez de primera instancia, Marta Canales, que "la medida cautelar ha degenerado en una incautación de la totalidad de los bienes muebles existentes en el interior del pazo, a disposición de la Administración General del Estado sine die, y hasta que en un futuro alcance firmeza la resolución judicial".

"Parece obligado recordar que España, en la Constitución de 1978, se configura como un Estado social y democrático de Derecho, siendo la igualdad ante la ley una de las características que diferencian a las democracias de los regímenes dictatoriales", indica dicha sentencia.

Hay que recordar que esta resolución, tal y como resalta ABC, se refiere al incidente de ejecución de las medidas cautelares de la sentencia en referencia a la propiedad del pazo que fue dictada en primera instancia, y que se revocó parcialmente por esta misma Sección Tercera en el pasado mes de febrero.

Los magistrados dejan abierta la posibilidad de que el Estado pueda reclamar en otro pleito la titularidad de los muebles que considere Patrimonio Nacional asignados al jefe de Estado.

Además, en el auto, el tribunal recuerda que solo las dos estatuas del Mestre Mateo están catalogadas como Bien de Interés Cultural, al tiempo que señala que la Ley de Patrimonio de Galicia "no establece ninguna pérdida de propiedad civil" por parte de los titulares de esos bienes por el hecho de estar catalogados.