El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha asegurado este miércoles que España se encuentra en medio de una "crisis constituyente" y ha pedido a todos los partidos políticos abordar el "debate" para "no dejar a nadie fuera".

Así lo ha dicho durante su intervención en la sesión de control en el Congreso de los Diputados en respuesta a la diputada de ERC María Carvalho, que le ha preguntado si "piensa el Gobierno español considerar como terrorista al movimiento antifascista".

Campo ha asegurado que, aunque el Gobierno "ha demostrado una gran dosis de tolerancia, lealtad institucional y mucha paciencia", la respuesta es "un no rotundo" porque este tipo de calificación no le corresponde al Ejecutivo, sino a los tribunales.

Un "debate constituyente"

Así, ha aprovechado para recordar que España se encuentra en una crisis sanitaria y ha pedido a todas las fuerzas políticas "abordar la salida de la misma" conjuntamente. "No es fácil porque junto a la crisis constituyente tenemos también un debate constituyente y tenemos que hacer entre todos que sea así, no podemos dejar nadie fuera", ha explicado.

En este sentido, ha recordado que "hace doce años" se vivió una "crisis de pirámide social" y ha indicado que justo "cuando estábamos recomponiéndonos" llegó la pandemia del coronavirus "donde nuestro modelo social se rompe". "Una crisis sanitaria con brotes económicos, pero que realmente lo que determina es una crisis constituyente", ha apostillado.

Con todo ello, el ministro ha defendido la libertad ideológica y la libertad de expresión como "pilares básicos" del Estado a los que ha llamado a "atarse como mástiles en medio de una tormenta" para "dejar una mejor sociedad que la que nos hemos encontrado".

"Esto no consiste en calibrar si hay más aplausos o más caceroladas, sino en las ideas que subyacen y se quieren imponer", ha dicho, al mismo tiempo que ha asegurado que la situación "sólo se resolverá con una lectura conjunta".