Junts quiere apropiarse de la victoria de Joan Laporta al frente del Fútbol Club Barcelona. En una batería de preguntas formuladas al Gobierno de España, a la que Vozpópuli ha tenido acceso, la nueva portavoz Míriam Nogueras reivindica que el Barça ha sido siempre "más que un club" y escenario de "innumerables muestras de apoyo al derecho de Cataluña de decidir su futuro político".

La dirigente nacionalista se hace eco de unas declaraciones del ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, sobre que el nuevo presidente se equivocaría "si pusiera el club al servicio del independentismo". Para Nogueras es una muestra de "injerencia" hacia un club privado y pide conocer la opinión del Gobierno en este asunto.

A su juicio, de las declaraciones del ministro se desprende que "propone intervenir en el funcionamiento interno de una entidad deportiva privada". En la siguiente de las cinco preguntas, Nogueras tilda de "amenaza" las palabras de Rodríguez Uribes de "despolitizar" al club e inquiere al Ejecutivo de coalición "cómo piensa a llevar a cabo" dicha afirmación.

En la tercera pregunta, se pregunta por la "legitimidad" del ministro para "intentar condicionar la manera de hacer y de gobernar del presidente electo del Fútbol Club Barcelona" y, posteriormente, insta a que le respondan si prevén llevar cabo "una campaña para despolitizar otras entidades deportivas" o si "solamente tienen en la diana" al Barça.

Por último dirige la pregunta de si el señor Laporta "no puede tener ideología" y si debe "someterse al dictado de las voluntades partidistas del Gobierno de España".

Injerencias políticas

Las elecciones en el club catalán nunca han estado exentas de presiones políticas. En especial, desde el auge del procés independentista y el papel que tuvo el Barça como catalizador del sentimiento independentista.

Como informó este medio, la división de estrategias del independentismo desde el fracaso del procés en 2017 también han condicionado los comicios al club deportivo. ERC se desmarcó de la candidatura de Laporta y se inclinó por Víctor Font después de que algunos integrantes del equipo de Laporta criticaran a los republicanos por su giro político.

El exmandatario catalán Carles Puigdemont, por su parte, siempre ha pensado que Laporta era el mejor aliado en el club azulgrana para que todas las instituciones importantes de la región -y eso incluye también al Barça- reivindicaran la libertad de los presos y fugados.

Esa discrepancia de criterios entre ERC y Junts no solo es visible por lo que respecta al club. Pero sin duda, la nueva portavoz de Junts en la Cámara Baja se encargará de remarcar más las diferencias. Por ejemplo, con la formulación de estas preguntas al Gobierno.

Coordinación entre ERC y Junts

Nogueras forma parte de la guardia de corps de Puigdemont, fiel a las instrucciones de Waterloo. La portavoz de Junts instó a Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, a hacer valer el "52% de votos" independentistas del 14-F. 

Nogueras desconfía de que cualquier diálogo con Moncloa pueda llegar a buen puerto para los intereses nacionalistas: "Tenemos el 52%. El futuro está en nuestras manos. No cometamos el error de seguir dejándolo en las suyas", afirmaba en sede parlamentaria en alusión a ERC.

La petición de los posconvergentes de exhibir una "coordinación" no solo en Cataluña sino también en Madrid como condición para reeditar el Govern en Cataluña tenía como finalidad atar en corto a Gabriel Rufián, que representa el sector de ERC más favorable a alcanzar un acuerdo de izquierdas en la Generalitat que orille a Junts. 

La elección de Nogueras como nueva portavoz en el Congreso avala esta estrategia. Y buscará hacerse oír, ya sea preguntando por Laporta o dinamitando los puentes entre ERC y Pedro Sánchez.