España

El proceso contra la secta de los 'Miguelianos' encara su final: piden 66 años para su líder

La Fiscalía pide 66 años de cárcel para Miguel Rosendo, fundador de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, por tres delitos contra la libertad sexual, cinco de coacciones, doce contra la integridad moral y uno de asociación ilícita

Miguel Rosendo, líder de la secta, tras ser detenido en diciembre de 2014
Miguel Rosendo, líder de la secta, tras ser detenido en diciembre de 2014 EFE

El proceso contra la conocida como secta de los Miguelianos arranca su recta final a falta tan solo de conocer la fecha de apertura del juicio oral y con una reducción sustancial del número de miembros de esta orden que previsiblemente se sentarán en el banquillo de los acusados. "Es cuestión de semanas", aseguran las partes en litigio.

El pasado mes de noviembre, el Juzgado de Instrucción número 1 de Tui (Pontevedra) dio por finalizado el sumario abierto en el año 2014, en el que el principal implicado es Feliciano Miguel Rosendo, líder de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, calificada por sus exadeptos como una secta en la que se practicaban constantes prácticas abusivas.

El juez envió el caso a la Audiencia Provincial procesando a 17 personas y atribuyendo a Miguel Rosendo un total de 53 delitos, 26 de naturaleza sexual. Ahora ha llegado el turno del fiscal que ya ha presentado su escrito de acusación pidiendo que se sienten en el banquillo de los acusados solo seis personas además del propio Rosendo, en prisión provisional desde el año 2014.

Ahora, la Fiscalía pide 66 años de cárcel para él por tres delitos contra la libertad sexual -uno de agresión sexual continuado y dos de abuso sexual continuado-, cinco de coacciones, doce contra la integridad moral y uno de asociación ilícita. En su escrito de acusaciones, el Ministerio público sostiene que Miguel Rosendo fundó la asociación "con el ánimo de dominar y manipular a sus miembros para someterlos a su voluntad, por el uso de violencia o intimidación mediante técnicas de adoctrinamiento basadas en la persuasión coercitiva, bajo la excusa de la religión que profesaban, y así satisfacer tanto sus deseos sexuales como ejecutar actos de beneficio personal o lucrativo"

Para ello, entiende que contó con la colaboración de Ivana Lima, superiora de las 'consagradas' de la Orden (pseudomonjas al servicio de Rosendo); Iria Quiñones, consagrada al servicio del principal acusado; Esteban R. M., padre general de los consagrados y persona de confianza del líder; José Carlos A.M.; Belén E.F., vocal de la junta directiva; y Dolores E.L., denominada fiscal de la orden. Para cada uno de ellos pide dos años de prisión por asociación ilícita.

Además de las penas de prisión, el fiscal pide para el líder de los 'Miguelianos' una orden de alejamiento durante 10 años y fija las indemnizaciones en 81.000 euros, con el Obispado de Tui-Vigo como responsable civil subsidiario.

Finalmente, la Fiscalía no incluye en la lista a la que estaba considerada como mano derecha del líder, Marta Paz, ni a su familia, que también estuvieron investigados en esta causa. El representante del ministerio público, además, pide para el líder de los 'Miguelianos' una orden de alejamiento respecto de las víctimas de un kilómetro durante 10 años después del cumplimiento de la condena, y fija las indemnizaciones en 81.000 euros, con el Obispado de Tui-Vigo como responsable civil subsidiario.

La Orden y Mandato de San Miguel Arcángel fue reconocida por la Diócesis de Tui-Vigo en julio de 2009 como asociación pública de fieles con derecho diocesano. La Diócesis tuvo conocimiento de unas supuestas irregularidades en diciembre de 2012 y para comprobar su veracidad nombró a un visitador canónico.

La Iglesia se basó en el informe de este visitador canónico para apartar cautelarmente a Miguel Rosendo por su "conducta moral", y no fue hasta que estalló el escándalo cuando retiró su apoyo a esta organización y a su derivada, llamada «La Voz de Serviam», que se había establecido en Madrid.

La acusación, confiada en la solidez del proceso 

La abogada de la acusación particular, Ana Reguera, ha mostrado en conversación con Vozpópuli su confianza en la fundamentación de las pruebas presentadas por la Fiscalía, al menos en lo referente a la acusación contra Miguel Rosendo. Desde esta acusación no se había presentado cargo alguno contra el resto de acusados y sí contra la esposa y los dos hijos de Rosendo por varios delitos económicos que el Ministerio público no ha apreciado en su escrito de acusaciones.

En cuanto a la defensa de los acusados, la abogada que defiende a tres de las consagradas de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel ha considerado "absurdo" que el fiscal acuse al líder de este grupo, Miguel Rosendo, de delitos que algunas de las supuestas víctimas han negado.

En declaraciones a Europa Press, la letrada ha mantenido que las cinco personas a las que el fiscal considera víctimas de sendos delitos de coacciones por parte de Rosendo declararon en la fase de instrucción "que no les ha hecho nada", por lo que se ha preguntado "por qué pide" que se le condene por este delito.Además, destaca que toda la causa se basa únicamente en testificales, y no cuenta "con fotos ni vídeos". "No hay nada que contradiga las palabras de estas personas", asegura la letrada.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba