Tribunales

La juez del 8-M traslada a la Audiencia sus "dudas" sobre la responsabilidad penal de Franco

Carmen Rodríguez-Medel recuerda que el tribunal madrileño tendrá la última palabra sobre si el delegado del Gobierno en Madrid pudo cometer un delito de prevaricación por omisión al no prohibir las manifestaciones celebradas entre el 5 y el 14 de marzo

Carmen Rodríguez-Medel.
Carmen Rodríguez-Medel. Vozpópuli

La juez Carmen Rodríguez-Medel, que este viernes ha acordado el archivo de la causa del 8-M, confía en que la Audiencia Provincial de Madrid decida sobre la posible responsabilidad penal del delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, en relación a que pudiera haber cometido un posible delito de prevaricación por omisión al no haber impedido los actos públicos entre el 5 y el 14 de marzo.

"Resta por dilucidar si esta conducta merece reproche penal por encuadrarse en los requisitos del delito de prevaricación, cuestión que, se adelanta, no resulta pacífica jurídicamente y que, al menos a esta instructora, le ha arrojado dudas de diversa consideración", reconoce la magistrada, que apunta que la Audiencia Provincial de Madrid tendrá que decidir si ve indicios de delito, y por tanto, si revoca su decisión de archivo provisional.

Sin embargo, la juez ha decidido cerrar sus pesquisas al considerar que no se puede acreditar de forma "sólida" e "inequívoca" que Franco tuviera "un conocimiento directo, expreso, riguroso y técnico del riesgo sanitario que suponía la celebración de concentraciones y manifestaciones y que, a pesar de ello, de manera arbitraria e injustificada esto no incidiera en sus decisiones".

Así consta en el auto en el que la magistrada decreta el sobreseimiento provisional (archivo provisional), pero niega el sobreseimiento libre, -equivalente a causa juzgada-, que le reclamaba la Abogacía del Estado, que ha defendido al delegado del Gobierno durante los tres meses que ha durado la instrucción.

Sobreseimiento libre

En la resolución, Rodríguez-Medel justifica su rechazo a dictar el sobreseimiento libre (archivo definitivo de la causa) para poder reabrir la misma si apareciera algún documento que probara que Franco sí conocía el riesgo del contagio, y que sin embargo siguió autorizando manifestaciones hasta el 11 de marzo.

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, tras declarar como investigado por el 8-M.
El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, tras declarar como investigado por el 8-M. EFE

La juez apunta, en este sentido, que en este caso sí cabría un reproche penal a Franco porque el delegado del Gobierno es el garante de los derechos y libertades de los ciudadanos en relación al derecho de manifestación: "Y por eso sus decisiones legales en relación con las concentraciones y manifestaciones y su incidencia en el riesgo para la salud pública con ocasión de la covid-19 en el tiempo indicado tienen que ponerse en relación con ese deber de garante, lo que hace que pudiera nacer su responsabilidad por omisión".

Y en el caso de Franco, prosigue la juez, la resolución administrativa que merecería una responsabilidad penal podría ser "la no prohibición de la concentración" para eliminar el riesgo de contagio en las manifestaciones celebradas entre el 5 y el 14 de marzo.

Carmen Lamela

El auto de Rodríguez-Medel recuerda, en el mismo sentido, que la prevaricación administrativa por omisión está admitida por el Tribunal Supremo. Y como ejemplo, la magistrada alude a una sentencia de del Alto Tribunal de junio de 2019, cuya ponente fue la magistrada Carmen Lamela, que establece que para imputar un delito de prevaricación por omisión "no se exige un efectivo daño a la cosa pública, sino que resulta suficiente un daño inmaterial, como la confianza de los ciudadanos y credibilidad de las instituciones".

Carmen Lamela.
Carmen Lamela. CGP

"Trasladando este criterio al caso", prosigue la juez Rodríguez-Medel en el auto, para imputar a Franco un delito de prevaricación por omisión no sería necesario que "se haya acreditado un contagio de la covid-19 como consecuencia de acudir a las manifestaciones. Basta que la confianza de los ciudadanos se haya visto mermada, que la credibilidad de las instituciones haya resultado dañada, en lo que al delegado del Gobierno se refiere, con ocasión del ejercicio de sus competencias como garante de derechos en relación con las manifestaciones".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba