Un año después de la irrupción del coronavirus en el país, los jóvenes españoles no levantan cabeza con respecto a su futuro laboral. Hasta un 82% de los preuniversitarios está dispuesto a salir de España al finalizar sus estudios para poder trabajar, según recoge el último informe 'Young Business Talents'. Esto supone nueve puntos más que en 2019.

Las chicas estarían más abiertas a la posibilidad de cambiar de país por trabajo. Por comunidades, los estudiantes más predispuestos a cambiar de país serían los de Cantabria, Cataluña, Madrid y País Vasco, y los que menos los de Aragón y las dos Castillas.

Estados Unidos sigue siendo el lugar preferido (37%), sobre todo para los chicos, seguido de Reino Unido (16%) y Alemania (12%). Esta preferencia por EEUU disminuye entre los más mayores, mientras que aumenta la preferencia por Alemania. Más de un 40% de los de Madrid, Extremadura y Cataluña se irían a a trabajar en empresas estadounidenses.

"El último año ha despertado las inseguridades y miedos de los más jóvenes. La crisis sanitaria por el coronavirus ha disparado la preocupación que muestran por su futuro laboral. Si bien en años anteriores se veía un aumento en la esperanza por su situación laboral, este último año ha dado un cambio radical y la consecuencia es un aumento del pesimismo. Tienen dudas sobre si podrán encontrar un empleo fácilmente cuando terminen sus estudios debido a la situación que estamos viviendo", explica Mario Martínez, director del programa educativo de simulación empresarial Young Business Talents.

9.708 jóvenes de entre 15 y 21 años

El estudio, que ha sido promovido por ABANCA, ESIC Business and Marketing School, Herbalife Nutrition y Praxis MMT, ha contado con la visión de un total de 9.708 estudiantes de entre 15 y 21 años que cursan 4º de ESO, 1º y 2º de bachillerato y ciclos medio y superior de formación profesional durante los meses de octubre y noviembre de 2020.

Según Martínez, el panorama que tienen los más jóvenes respecto a encontrar trabajo e iniciar su vida profesional no es nada positivo. "Las expectativas son en estos momentos que bastante más de la mitad no van a poder avanzar. Les quedan sólo dos vías, emprender o irse a países donde no se produce el fenómeno que estamos padeciendo", advierte. Y compara la tasa de paro juvenil de Alemania, del 6%, con la de España, donde roza el 40%.

Preguntado por la desafección política entre los jóvenes, el director de Young Business Talents cree que es muy alta. "En ese estamento, el de los políticos, se está produciendo la generalización de la mentira. Esto lo ven los jóvenes y crea una gran incertidumbre", sostiene.

El 43,3% de los jóvenes españoles se siente pesimista y cree que la situación laboral será peor o mucho peor en un futuro, dato que contrasta con los resultados del año anterior, donde solo el 34% de los jóvenes se sentían preocupados. Además, el 76,5% cree estar mejor preparado que sus padres, pero esta opinión desciende respecto al año anterior, cuando casi el 83% lo creían.

El tipo de carrera universitaria que más interés les despierta son las relacionadas con ADE y empresariales (19,1%); economía y finanzas (18,8%), humanidades y sociales (17,8%) y Derecho (15,5%). A pesar de la pandemia, el 50% de los jóvenes que tenía pensado emprender en un futuro manifiesta que va a continuar con sus planes de emprendimiento, y el 13% apuesta por emprender como una forma para garantizarse un empleo. 

A la cabeza en paro juvenil

Desde la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE), Andrea G. Henry asegura que "el pesimismo entre las personas que están cerca de acceder en el mundo universitario es más que evidente". "Muchos no pueden asistir a clase de forma de presencial y no dejan de ver cómo la situación no hace más que empeorar a nivel laboral. Hay mucha desmotivación", considera.

Según explica la joven a Vozpópuli, muchos estudiantes estarán dispuestos a hacer las maletas si no hay visos de mejorar. "La mayoría de los jóvenes se quiere quedar en España, pero si no hay visos de poder trabajar es normal que estén dispuestos a irse. Aquí las oportunidades cada vez son más limitadas. La tasa de paro en España es realmente desoladora", zanja.

Cabe destacar que el mercado laboral español ya presentaba una elevada tasa de paro estructural antes de la crisis de la covid-19, pero la pandemia ha llevado a España a volver a liderar la tasa de empleo y de desempleo juvenil en la Eurozona y en toda la Unión Europea.

El país contabilizó en febrero 3,731 millones de parados, lo que supone una tasa del 16,1%, el mayor porcentaje entre los países de la Eurozona y la media de la UE, según los datos publicados el pasado martes por la oficina económica comunitaria (Eurostat).

En cuanto al desempleo juvenil, es decir, entre los menores de 25 años, España alcanza el 39,6%, con 585.000 jóvenes desempleados. Si bien disminuye tres décimas respecto a enero, se eleva en ocho puntos porcentuales en un año. La tasa de paro juvenil español más que duplica la registrada en la Eurozona (17,3%), que disminuyó una décima, y la de los 27 países que conforman la Unión Europea (17,2%), que disminuyó en dos décimas a nivel mensual.