Jordi Cañas (Barcelona, 1969) está siendo una de las voces más activas en el trance que vive Ciudadanos desde el fracaso de la moción de censura en Murcia y el adelanto electoral en Madrid. Cañas defiende en una entrevista con Vozpópuli que "la opa del PP" y las salidas de cargos del partido acabarán siendo beneficiosas para Ciudadanos a medio y largo plazo. Y reconoce que las elecciones del 4 de mayo en la Comunidad de Madrid son un "reto colosal", pero que la supervivencia de la formación naranja no dependerá de si consiguen o no entrar en la Asamblea con Edmundo Bal.

Cañas ya jugó un papel decisivo en la otra gran crisis que vivió Ciudadanos en 2009, cuando el partido -que solo estaba en Cataluña- estuvo a punto de desaparecer tras el fiasco de su coalición con la ultraderechista Libertas en unas elecciones europeas.

Cañas, ahora eurodiputado en Bruselas, ha entrado en el comité permanente de la ejecutiva con Inés Arrimadas. En su opinión, es fundamental que Ciudadanos recupere la esencia de su origen, se aleje de los bloques ideológicos y tenga capacidad de pacto a izquierda y derecha para "mejorar la vida de los españoles". En ese sentido, se muestra convencido de que las corrientes extremistas de la campaña madrileña desaparecerán. "El antifascismo o libertad que se plantea en Madrid es una marcianada", asegura. "Ciudadanos no responderá al sanchismo con la lógica del ayusismo".

Cañas defiende el trabajo de su grupo en la Eurocámara. Ciudadanos ha pedido a la Comisión Europea que investigue el rescate de 53 millones a la aerolínea Plus Ultra, cuya dudosa propiedad destapó este diario. El eurodiputado naranja sostiene que no se dejarán intimidar por los que les acusan de "antipatriotas" y dice que cuestionar en Europa esta forma que tiene el Gobierno de utilizar el dinero público sin supervisión es precisamente "defender los intereses de España".

Ciudadanos no responderá al sanchismo con la lógica del ayusismo"

Pregunta. ¿Qué le parece la incorporación de Toni Cantó a la lista de Isabel Díaz Ayuso?

Respuesta. Tenemos que ver si se acaba confirmando, porque parece que no se han leído la ley electoral. En cualquier caso, ojalá su incorporación a la lista no dependa de eso. Como película, lo de Cantó tenía un guion bastante previsible. No sé si lo del empadronamiento podría ser el giro de guion. No nos ha sorprendido especialmente su salida.

P. ¿Por qué sale la gente de Ciudadanos?

R. Formar parte de una organización política es una decisión personal, un compromiso con un proyecto. En el momento que alguien decide que ese proyecto no se ajusta a lo que aspira es legítimo abandonarlo. Yo jamás criticaré a nadie por abandonar una formación política. Después se puede hacer un análisis sobre la forma en la que se abandona y qué objetivos se tiene a la hora de justificar la decisión. Uno tiene que ser elegante cuando se va de los sitios. Todos los que se han ido contribuyeron al crecimiento del partido. No me gusta criticar a nadie que decide irse libre y voluntariamente.

Jordi Cañas. Pablo Garrigós

P. Pero ustedes hablan de una operación organizada del PP.

R. No es lo mismo una persona que decide abandonar un proyecto político, que una persona que decide abandonarlo y, al día siguiente, se va a otra formación política con el objetivo de disolver o dinamitar el partido del que ha formado parte durante años. Es muy difícil abandonar una formación política y al día siguiente incorporarse a otra sin que esa persona haya estado trabajando al menos un tiempo en contra del proyecto que decía defender. Creo que el ciudadano es capaz de juzgar estos comportamientos. Lo que me preocupa es que detrás de algunas de estas decisiones había una premeditación, una planificación y una estrategia, porque eso no solo hace daño a la organización sino a los compañeros que trabajan día a día de una forma anónima sin tener los beneficios de tener un cargo público. Esto me duele especialmente. No es solo abandonar un partido sino la estrategia de destruirlo después de abandonarlo.

P. Cantó, Brabezo, Fran Hervías... ¿Usted cree que esto debilita a Ciudadanos?

R. Creo que todo esto va a favorecer al partido. Uno tiene que saber con quién cuenta y con qué cuenta. No solo en un partido, en general en la vida. En las empresas, en las familias… Tenemos que saber con quién contamos y con qué contamos. El quién es importante. Los momentos de dificultad sirven para saber quién es del partido, quién estaba en el partido y quién parecía del partido. El ser, estar y parecer. Hay gente que parecía de Ciudadanos, hay gente que estaba en Ciudadanos y hay gente que es de Ciudadanos. Después de este proceso, que es doloroso internamente, vamos a saber quién es realmente de Ciudadanos y cual es el proyecto de Ciudadanos.

Después de este proceso, que es doloroso internamente, vamos a saber quién es realmente de Ciudadanos"

P. ¿Ha cambiado el proyecto de Ciudadanos?

R. Lo que resulte de estos días va a ser el mismo proyecto que en 2015 decidió dar el salto a la política nacional con la intención de superar una forma de entender la política en España. Ciudadanos nació con el objetivo de que cualquiera de los gobiernos priorice los intereses generales de los españoles por encima de la tácticas políticas alcanzar el poder. Nosotros siempre decíamos que 'poder' era un verbo más que un sustantivo: poder hacer, poder transformar la sociedad, poder hacer frente a los retos.

A pesar de las mareas de la polarización que nos llevan a los extremos y a las nuevas trincheras, los retos reales no pasan por ahí. Eso es simplemente la lógica de una política que entiende eso para alcanzar el poder como sustantivo, el poder por el poder. Pero eso es letal para España. Por eso creo que Ciudadanos es más necesario que nunca. Pero Ciudadanos. Los valores de Ciudadanos. Aquella pasión por el cambio, entusiasmo por las ideas e intentar aportar una tercera forma de entender España positiva, integradora y moderna. La propuesta de Ciudadanos tiene que ser una oferta política propia, con unas propuestas propias y una forma de entender la política propia que no sirva a los intereses ni del PP ni del PSOE. Si los ciudadanos confían en eso, perfecto. Si no, seguiremos trabajando. Hay que tener paciencia. Estas corrientes de polarización desaparecerán.

P. Muchos de los que han dado el portazo acusan a Inés Arrimadas de echarse en brazos de Sánchez y sus socios. Le acusan de traicionar el legado de Albert Rivera.

R. El legado que dejó Albert Rivera fue 10 diputados en el Congreso y toda la configuración de alianzas de los gobiernos autonómicos y municipales. Y ese es el legado que recoge Inés. ¿Echarse en brazos del sanchismo? ¿Por qué? ¿Por proponer una moción de censura en Murcia por unos casos de posible corrupción en la gestión de las vacunas? ¿Echarse en brazos del sanchismo es apoyar estados de alarma que se estaban aprobando en toda Europa? ¿Echarse en brazos del sanchismo es intentar que unos Presupuestos Generales del Estado no estuvieran condicionados por los separatistas? ¿O echarse en brazos el sanchismo es pastelear el CGPJ? ¿Echarse en brazos del sanchismo es aguantar la presión mafiosa que ha obligado a los regidores de Murcia a venirse a Madrid para que no los acosen? ¿O echarse en brazos del sanchismo es la estrategia de opa hostil que llevaba tramando el PP durante meses en colaboración con ex miembros de Ciudadanos? Exactamente, ¿qué es echarse en brazos del sanchismo? ¿Participar en la política de bloques con la que es imposible llegar a acuerdos?

Ayuso no tiene problema en pactar con Vox, pero nosotros sí"

P. ¿Por qué mantienen entonces los pactos con el PP?

R. Pedro Sánchez no nos gusta. No nos gustan sus alianzas con los hijos de ETA, con ERC. Hemos denunciado los intentos de indulto, pero es que hay un problema. España está sumida en la mayor crisis económica y sanitaria de su historia contemporánea. Y como partido responsable no podemos hacer politiqueo barato para que el señor Pablo Casado se convierta en el próximo presidente del Gobierno mientras España se arrastra. Yo pregunto. ¿Aplicamos ahora la misma lógica con el PP que tiene en marcha una opa hostil en los gobiernos de Andalucía y Castilla y León? ¿Aplicamos la lógica amigo-enemigo o intentamos garantizar una estabilidad en comunidades que ni se roba, ni se delinque y se logran objetivos? No responderemos al sanchismo con la lógica del ayusismo.

P. El PSOE les insta a romper definitivamente con el PP. Si denuncian una opa, ¿qué lógica tiene el mantenerlos?

R. Pues la misma lógica que tiene intentar llegar a acuerdos con el PSOE para aprobar los Presupuestos. Yo sé que esto suena raro, que mucha gente no se lo cree. En Murcia, la situación era insostenible. No se puede estar en un gobierno que no da explicaciones sobre el destino de más de 500 vacunas, que no es que se hayan perdido es que se han puesto a cargos públicos. Es inmoral. Es inmoral un gobierno que compre diputados. Y aún así Ciudadanos, que es  un partido responsable, no va a dar una respuesta política que ponga en peligro la estabilidad en un contexto como éste en sitios donde está funcionando. Algunos nos dicen que nosotros dijimos que era irresponsable romper gobiernos en mitad de una pandemia. Sí, pero es que es más irresponsable sostener un gobierno que utiliza las vacunas para vacunar a sus amigos. ¿Cómo vamos a mantener eso?

La propuesta de Ciudadanos tiene que ser una oferta política propia que no sirva a los intereses ni del PP ni del PSOE"

P. Usted hablaba del legado de Rivera. Pero Arrimadas lleva un año al frente de Ciudadanos. En ese tiempo, se han dado un batacazo electoral en Cataluña y han perdido los gobiernos de Murcia y Madrid. ¿Han cometido ustedes algún error?

Muchísimos. En Murcia, no saber explicar esa moción de censura. Si algo no se entiende, la culpa es de quien no lo ha explicado bien. No se ha hecho. Pero si hablamos de error por las consecuencias de esa moción, la decisión de convocar elecciones en Madrid la tomó Isabel Díaz Ayuso basándose en una mentira. Ella habló de una cascada de mociones de censura en todos los territorios y no se produjo ninguna más. La señora Ayuso decidió dinamitar un Gobierno que funcionaba el mismo día que se tenía aprobar el presupuesto para conseguir una mayoría excepcional que la sitúe como futura líder del PP a nivel nacional. Es legítimo, pero la culpa no es de Ciudadanos.

Jordi Cañas. Pablo Garrigós

P. El votante de Ciudadanos puede estar un poco despistado tras la ocurrido en las últimas semanas. Si ustedes entran en la Asamblea de Madrid, ¿con quién pactarán: Ayuso o Gabilondo?

R. ¿Y si resulta que al que tienen que apoyar es a nosotros? La mejor opción es que Edmundo Bal pueda ser el presidente de la Comunidad de Madrid. Se puede dar el caso. Hay que ir paso a paso. Los que plantean qué pasará después de las elecciones les diría: no lo sé; dilo tú. Cuando los ciudadanos decidan, haremos lo mejor para Madrid. Hay algunos que son capaces de cualquier cosa. El PSOE es capaz de pactar hasta con Bildu. Ayuso no tiene ningún problema en pactar con Vox. Pues nosotros sí tenemos problemas. ¿Por qué? Porque esa libertad económica, esa libertad personal, esas libertades individuales, eso que ahora es la bandera de Madrid está en riesgo por los dos extremos. El tema no es Ayuso sí; Ayuso no. Esto no son unas presidenciales.

Estas elecciones no son de antifascismo o libertad. Eso es una marcianada. No hay un fascismo o un antifascismo. ¿Pero qué estamos en el 36? ¿Qué locura es esta? Cómo podemos estar en el siglo XXI creando un corolario político que dice que el que no me vota es mi enemigo, enemigo de España. Qué memez es esta. La pregunta en Madrid es qué gobiernos y para qué. ¿Con Ayuso, sin Ayuso? No lo sé. ¿Para hacer qué? ¿Y con quién? ¿Con pin parental o sin parental? ¿La Madrid de las libertades es que a los homosexuales hay que tratarlos o de los que creen que España no es una democracia plena y te van a freír a impuestos?  Queremos un Gobierno en Madrid con unos principios, unos valores y una orientación política. No quiero que Vox determine las políticas de la Comunidad de Madrid, ni Pablo Iglesias determine las políticas de la Comunidad de Madrid.

Ciudadanos no es un partido de centro derecha, es una formación liberal progresista o socioliberal"

P. ¿La supervivencia de Ciudadanos pasa obligatoriamente por entrar en la Asamblea de Madrid?

R. No. Los partidos políticos existen mientras haya gente que crea que siguen siendo un instrumento necesario. Ciudadanos va a seguir teniendo presencia y necesidad existencial en Cataluña o en Andalucía, por citar unos ejemplos. Ciudadanos es necesario. Y tiene a nivel nacional cinco, seis años. Tiene que consolidar ese espacio. Ahora estamos en un proceso difícil pero estimulante pero consolidar ese espacio. Donde gobierna Ciudadanos se ha mejorado la vida de los ciudadanos.

P. Y este nuevo Ciudadanos, ¿va a pactar más cosas con el Gobierno de Sánchez? ¿Veremos un acercamiento mayor al PSOE?

Nosotros hemos ofrecido aprobar los Presupuestos con medidas que creíamos buenas para España. Pero Pedro Sánchez decidió seguir consolidando su mayoría de investidura. El PSOE trajo un proyecto para gestionar los 140.000 millones europeos sin control. Nosotros, como nos leemos las cosas, no lo hemos aprobado. Ciudadanos no es un partido de centro derecha. Es un partido liberal progresista o socioliberal. Este partido tiene unos valores que no tienen porque ser los únicos ni los mejores, pero son los suyos. Siempre que Pedro Sánchez proponga algo que creamos que es bueno para España, aunque lo proponga Pedro Sánchez, este partido lo aceptará. Si es bueno para los ciudadanos, adelante. Si ahora mismo veláramos solo por los intereses de Ciudadanos es muy fácil. Si queremos que nos adulen solo hay que seguir el mainstream de determinados medios y de una parte de la población: enfrentarse a Sánchez como si no hubiera mañana. Pero no vamos a renunciar a intentar mejorar las cosas a pesar de que esté Sánchez y del coste político para el partido.

Vamos a informar a Bruselas de hasta el último euro que se desvíe del uso correcto"

P. Al hilo de los fondos europeos. Ustedes han presentado una batería de iniciativas en el Parlamento europeo para aclarar el rescate de la aerolínea Plus Ultra. ¿Qué se puede hacer para esclarecer los motivos de esta ayuda de 53 millones?

R. Destinar 54 millones de euros a Plus Ultra… Si a las primeras de cambio hacen este uso discrecional injustificable, qué no van a hacer con 140.000 millones. Desde el minuto uno vamos a estar alertando a la Comisión. Y eso no va a impedir que los fondos vengan. Eso va a garantizar que se supervise hasta el último euro, como debe ser. ¿Qué es esto de decir que es ir en contra de España? No, ir en contra de España es permitir que malgastemos, despilfarremos y perdamos una de las últimas oportunidades de este país para colocarnos donde los ciudadanos necesitan. Eso sí que es ser antiespañol. ¿Cómo va a ser ir contra de lo intereses de este país que el dinero se gaste bien? ¿Vamos a permitir la corrupción también? ¿Se imaginan los Gürtel, ERE que puede haber de aquí a 10 años con 140.000 millones que se ejecuten sin control? Vamos a informar de hasta el último euro que se desvíe del uso correcto. No solo hemos liderado Plus Ultra, también el caso Delcy que lo traje yo a pesar de las presiones de los eurodiputados socialistas y del Gobierno. ¿Por qué? Porque eso es defender la imagen de España. Proteger la imagen de España no es permitir que un Gobierno actúe impunemente. Ni en Murcia, ni el Congreso, ni el Bruselas vamos a permitir que un solo euro publico se desvíe del objetivo que son los ciudadanos.