Varios concursantes de 'La isla de las tentaciones' e influencers se han visto salpicados por una presunta agresión sexual múltiple que se habría producido en una fiesta ilegal en la noche del sábado 13 de febrero al domingo 14 en un chalet de Colmenarejo, en Madrid, según adelanta 'El Mundo'.

Una joven denunció a los dos días de producirse la fiesta, el pasado martes, que la drogaron y la obligaron a mantener relaciones sexuales “con cinco o seis” hombres, según han indicado las fuentes de la investigación al citado medio.

En la fiesta había numerosos asistentes, entre ellos, “niños bien de los que salen en 'La isla de las tentaciones', chicos y chicas guapas, influencers”, según explican los investigadores.

Estos presuntos abusos sexuales están siendo investigados por la Guardia Civil de Tres Cantos y las diligencias se mantienen en secreto.

Además la fiesta estaba prohibida ya que incumplía varias medidas de seguridad: había medio centenar de jóvenes, no se respetaban las distancias de seguridad ni llevaban mascarillas.

"Aquello no era una fiesta. Era una orgía"

La casa la alquiló una persona, ya identificada, que también podría guardar relación con 'La isla de las tentaciones'-. Este le puso la excusa al propietario de la casa de que se iba a celebrar un evento relacionado con un coche de alta gama, al que no debían de acudir más de doce personas.

Sin embargo, el dueño del chalet pudo percatarse de lo que estaba ocurriendo a través del sistema de vigilancia. “Aquello no era un evento, ni siquiera una fiesta. Era una orgía”, indican las fuentes de la investigación.

Al darse cuenta de lo ocurrido, el propietario avisó a la Guardia Civil para desalojar la fiesta. "Es que aquello era como Sodoma y Gomorra. Sin mascarillas y haciendo de todo", apuntan las mismas fuentes.

La joven denunció que “mantuvo relaciones sexuales en contra de su voluntad”

A los dos días de producirse la fiesta, una joven denunció que en ella tomó algo que le hizo perder la conciencia y que entonces “mantuvo relaciones sexuales en contra de su voluntad”.

La joven, que es estudiante de intercambio, llegó a la fiesta tras recibir una invitación por Instagram. Primero acudió a un local de la calle Arce de Madrid en la que comenzó la fiesta, y en la que conoció a varios ‘tentadores’ del reality.

Después la fiesta se trasladó al chalet. La joven solo recuerda haberse tomado una copa y después perder la conciencia, y que le propusieron mantener relaciones sexuales y que se negó, por lo que la forzaron.

Según ha denunciado la joven, cuando llegó la Guardia Civil a desalojar la fiesta se vio tan mal que le dio vergüenza contarlo y abandonó el lugar por su cuenta.