Durante la semana anterior al asesinato de Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León por el PP, Montserrat González y su hija Triana Martínez estuvieron acudiendo de forma repetida a un mismo establecimiento, una pastelería de la ciudad leonesa. Las imágenes de la cámara de seguridad del establecimiento muestran el extraño comportamiento (mucho más fácil de analizar a posteriori) de ambas mujeres, que durante los varios días que estuvieron yendo a la tienda no compraron nada, alegando que estaban preparando un regalo y que volverían al día siguiente. Podría ser que este comportamiento tratara de buscar una coartada en caso de que se las encontrara cerca del lugar del asesinato. Sin embargo, el lunes en que se produjo el asesinato, la pastelería estaba cerrada.

En estas imágenes a las que ha accedido Antena 3 se muestra este comportamiento premeditado de Montserrat y Triana, que no resulta de por sí acusador o especialmente relevante pero demuestra una vez más ese comportamiento totalmente premeditado de ambas mujeres.