La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, ha aprobado este viernes el traslado de otros cuatro presos etarras, entre ellos los condenados por matar al exmnistro socialista Ernest Lluch y el exjefe de la Policía Local de Andoáin Joseba Pagazaurtundua. También figura otro condenado por terrorismo, en este caso por los secuestros del industrial José María Aldaya y del abogado Cosme Delclaux.

Entre los trasladados de prisión se encuentra Fernando García Jodrá, condenado en 2002 a 33 años de prisión como autor del asesinato de Ernest Lluch Martín, entre otros atentados. Dejará el centro penitenciario de Huelva por el de León, según ha recordado la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

La decisión afecta también a Gurutz Aguirresarobe Pagola, que dejará la prisión de Sevilla II por la de Logroño. En 2011, la Audiencia Nacional le condenó a 30 años de prisión como autor del atentado que acabó con la vida de Joseba Pagazaurtundua Ruiz en 2003.

Francisco José Ramada Estevez, por su parte, dejará Pamplona por la prisión de Martutene (San Sebastián). La Audiencia Nacional le condenó en 2004 a 17 años de prisión por el secuestro del industrial José María Aldaya. En 2002 también fue condenado a la pena de 14 años de prisión como autor de un delito de secuestro terrorista por haber participado en el secuestro del abogado Cosme Delclaux.

Mikel Mirena Otegi Unanue es el quinto etarra trasladado por Interior, en su caso desde el centro penitenciario Madrid III-Valdemoro al de Pamplona. En 2012, la Audiencia Nacional le condenó a 34 años de prisión por el asesinato en 1995 de José Luis González Villanueva e Ignacio Mendiluce Etxeberri. En 2013 el Tribunal Supremo confirmó la condena.

Críticas de la AVT

La AVT ha vuelto a criticar la política penitenciaria de Grande-Marlaska. Con los de hoy, ha dicho, el total de traslados realizados bajo el mandato de Pedro Sánchez ascienden a 172, correspondientes a 147 etarras. "Somos testigos cada viernes, con incredulidad e indignación, de cómo los verdugos que un día intentaron destrozar los pilares de la democracia de nuestro país son recompensados con la derogación de la política de dispersión por parte de este Gobierno", han denunciado.

"Mientras se prepara la transferencia de la competencia de prisiones al País Vasco, la realidad es que a este ritmo, en pocos meses, todo apunta a que la mayoría de los terroristas estarán en cárceles de esta región", han avisado.