La noticia de la detención de dos trabajadores de seguridad de Unidas Podemos por agredir a policías en el acto de Vox en Vallecas ha causado este sábado un gran revuelo político. Desde la formación de Santiago Abascal y también desde el PP cuestionan al Gobierno por no haber revelado esta información cuando los hechos se produjeron el 7 de abril.

En esferas policiales llama la atención el contraste sobre cómo se ha gestionado la información en el caso de la agresión a los agentes en el mitin de Vox con el de las amenazas a diferentes representantes políticos. Lamentan el "mutis" en el primer escenario, frente al "empeño" que ha puesto el Gobierno en "airear" el segundo. Más aún tras conocerse que dos de los detenidos por golpear a los miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) en Vallecas formarían parte del entorno de Podemos y Pablo Iglesias.

Fuentes consultadas por Vozpópuli lamentan el modo en que se articuló el dispositivo en Vallecas y las consecuencias posteriores. Primero, por "exponer" a los agentes a una muchedumbre violenta con un dispositivo de seguridad que no evitó las agresiones. Y, segundo, por "ocultar" información sobre quiénes eran los agresores. Consideran relevante la proximidad política de los detenidos con el entorno de Pablo Iglesias... y que este dato no se haya conocido durante dos semanas, hasta la publicación de El Confidencial.

La campaña electoral en la Comunidad de Madrid poco tiene que ver con el examen a la gestión de la pandemia. Los discursos de las últimas jornadas se centran en la seguridad que reciben los representantes políticos, bien en su ámbito más privado (a partir de los sobres con balas) como en sus mítines públicos (la violencia que se desató en torno al mitin de Vox en Vallecas). "Pero hay una diferencia muy llamativa sobre qué casos hemos sabido más o menos", infieren estas voces policiales.

¿Escoltas?

Otras fuentes señalan que el término más adecuado para referirse a los detenidos no es el de 'escolta', estrechamente ligado al mundo policial. Sugieren que puedan tratarse de gente contratada por el partido, pero no formar parte de ningún cuerpo de seguridad. Cabe recordar que el mitin tuvo lugar el pasado 7 de abril y las detenciones se practicaron el día 15, hace dos semanas.

En cualquier caso, lamentan esa "falta de información". Pablo Pérez, portavoz del sindicato policial Jupol, se manifiesta en este sentido: "Es una situación que no deja de sorprendernos, cómo se han hecho eco de unas presuntas amenazas a personas del Gobierno y cómo se ha ocultado de esta manera a personas presuntamente vinculadas a Podemos".

La reacción de Iglesias

El propio Pablo Iglesias ha reconocido en la manifestación celebrada con motivo del Día del Trabajador que uno de los detenidos por las agresiones a los policías en el mitin de Vox es una persona contratada por el partido. "Que esto salga hoy revela la preocupación que tengan algunos y no es descartable que salga alguna noticia que me relacione con el asesinato de Kennedy".

Asimismo, Iglesias manifiesta su convicción de que la actuación de la persona contratada por su partido no le supondrá ninguna consecuencia penal: "Cuando Abascal rompió un cordón policial y provocó una carga un miembro de mi partido de Vallecas fue detenido. No cometió ningún ilícito administrativo ni penal y esto quedará en nada".

Otras fuentes policiales apuntan que las consecuencias que esta agresión podría tener para los detenidos le corresponderá tomarla a la Justicia. Y piden a Unidas Podemos y al resto de partidos que analicen la seguridad que contratan y a los miembros que la componen.

 No solo le pagamos a la niñera, sino a escoltas que patean a la Policía. Ya está bien", ha criticado Pablo Casado

Vox pide la dimisión de Marlaska y Sánchez

La reacción del presidente de Vox, Santiago Abascal, no se hizo esperar. En un mensaje en Twitter ha acusado a Iglesias de "enviar" al acto "a sus matones a sueldo para atacar a la Policía" y a los asistentes. Además, ha criticado que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hayan "ocultado" estas detenciones "mientras exigían condenas por unas cartas", en alusión a las misivas que estos recibieron con balas.

Casado pide una "condena rotunda"

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, también se ha pronunciado sobre la detención de estos dos trabajadores de Podemos y ha pedido a Pedro Sánchez una "condena rotunda". "Qué vergüenza. Los que se juegan la vida por nosotros pateados por los matones de Pablo Iglesias. No solo le pagamos a la niñera, sino a escoltas que patean a la Policía. Ya está bien", ha criticado en un acto de campaña.

Del mismo modo, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha exigido a Iglesias que condene públicamente la agresión de los detenidos a agentes de la Policía. "Condenamos la agresión de los dos miembros de Podemos a los policías y exigimos a Iglesias que condene esta agresión y que dejen de soñar porque no van a trasladar a la Comunidad de Madrid ese modelo de enfrentamiento", ha señalado también desde un acto electoral.