El Ministerio del Interior dotará a las unidades de seguridad ciudadana que lo precisen de "armas no letales", como el "bastón policial extensible" y los "dispositivos electrónicos de control", las conocidas como pistolas táser, para su utilización "en situaciones de nivel intermedio de uso de la fuerza".
Así lo explicó esta tarde en el Congreso el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, quien compareció en la Comisión de Interior para explicar cómo está actuando este Ministerio con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Pérez se refirió en su intervención a que las Fuerzas de Seguridad se están adaptando a la nueva realidad, lo que incluye cuestiones como el "patrullaje inteligente" que hace referencia al uso de medios telemáticos y cámaras.

Esto también contemplará el "bastón policial extensible" y los "dispositivos electrónicos de control", las conocidas como pistolas táser.

Escoltas y fin de ETA

En este sentido, para la Guardia Civil se adquirirán en 2021 un total de 150 armas de este tipo. En 2020 se han solicitado para la Benemérita "con carácter urgente" otras seis armas para realizar pruebas.

Además, Pérez se refirió a que la disolución de ETA ha permitido a Interior recuperar cerca de 190 miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para investigar o realizar funciones de seguridad ciudadana tras llevarse a cabo una "profunda restructuración" de los servicios de protección de personalidades.

El secretario de Estado se refirió a que la desaparición de la banda etarra ha permitido que 190 agentes pasen a realizar ahora funciones propias de seguridad ciudadana o Policía judicial.