La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, ha autorizado este viernes el traslado de otros cinco presos de ETA, tres de ellos de forma directa a cárceles del País Vasco, en una decisión que se adopta un día después del acto presidido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para escenificar la destrucción de armas de los terroristas.

Entre los presos acercados se encuentra Asier Carrera Arenzana, que va a ser trasladado a la prisión de Álava, provincia en la que residen los familiares de sus víctimas mortales, según ha denunciado la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT). En 2002 fue condenado a 100 años de prisión como responsable del atentado que acabó con la vida del dirigente socialista Fernando Buesa Blanco y su escolta Jorge Díez Elorza.

La AVT reprochó ayer a Sánchez en el acto celebrado en Valdemoro (Madrid) la política de traslados masivos de los terroristas que usaron las armas que fueron destruidas por una apisonadora.

Según los datos de la AVT, el Gobierno de Sánchez ya ha realizado 70 traslados de etarras con delitos de sangre, que acumulan a sus espaldas 167 víctimas mortales en 127 atentados. "La transferencia de prisiones al País Vasco llega a su recta final, y el Gobierno, en su afán por no bajar el ritmo de acercamientos de presos etarras y por seguir contentado a sus socios, no ha querido faltar a su cita de los viernes", ha denunciado.

Otros traslados

Además de Carrera, Prisiones ha dispuesto el traslado de Miguel Guillermo San Argimiro Isasa y Aitor Esnaola Dorronsoro a la prisión de Martutene en San Sebastián. Mientras que a la de El Dueso, en Cantabria, será trasladado Gorka Martínez, y a la de Topas, Salamanca, Josu Ordóñez Fernández.

Miguel Guillermo San Argimiro Isasa, en prisión desde 2002, cumple una condena de 25 años por estragos, banda armada, robo y enaltecimiento del terrorismo y acaba de cumplir las tres cuartas partes de la condena.

En cuanto a Esnaola Dorronsoro, fue miembro del comando Erreko, un proyecto estratégico de ETA para almacenar y distribuir explosivos a los grupo operativos que fue desmantelado en 2011. Está acusado de los delitos de integración en organización terrorista, tenencia de armas y depósito de explosivos, ingresó en la cárcel en abril de 2011 y cumple una condena de 18 años, cuyas tres cuartas partes verá satisfechas en 2024.

 El que recorrerá mayor distancia será Josu Ordóñez Fernández, desde la prisión de Cádiz a Salamanca. Es uno de los terroristas condenados por su participación en el secuestro del empresario Cosme Delclaux en 1996 durante 232 días.

El último traslado es el de Gorka Martínez Ahedo, del centro penitenciario de A Lama (Pontevedra) al de El Dueso (Cantabria).

En 2003 fue condenado a 17 años en concepto de cómplice del asesinato de José Santana Ramos. En 2004 la Audiencia Nacional le condenó a 32 años por su participación en el atentado que costó la vida de José Benigno Villalobos Blanco. También fue condenado a 46 años de cárcel por intentar asesinar en cinco ocasiones al expresidente del Parlamento vasco Juan María Atutxa y en otra al sargento del Ejército José Carollo Raña.

Ingresó en prisión el 8 de julio de 2002 y cumple condena de 30 años por los delitos de asesinato, atentados y robo con violencia.