“No podemos permitirnos ningún traspiés. Nos preocupan las cifras y que sigue bajando la edad de los nuevos ingresados". El consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, se ha mostrado así este martes, tras el Consejo de Gobierno, al hacer balance de los últimos datos sobre la pandemia de covid-19 que afectan a esta comunidad autónoma. Y es que el 64% de los 123 nuevos ingresados  el pasado fin de semana "no estaba vacunado" y el 40% de ellos "tiene menos de cuarenta años". De estos últimos mencionados el 85% no está vacunado, ha concretado durante su comparecencia ante los periodistas junto junto al vicepresidente, Juan Marín.

Con respecto al 36% restante de ingresados ya vacunados éstos lo estaban con la primera de las dos pautas. Los datos ofrecidos por Bendodo, al subrayar que "hay cifras de contagios muy altas, pero no tienen nada que ver con los ingresos hospitalarios", se refieren al estudio comparativo que ha elaborado la Consejería de Salud sobre el total de las 635 personas ingresadas a día de hoy en centros hospitalarios andaluces. Se trata de 109 pacientes más que la semana pasada.“ 

De hecho, el hombre fuerte de Juanma Moreno en el Ejecutivo andaluz ha reconocido su preocupación por traer, de nuevo, a las comparecencias semanales "este cuadro que habíamos dejado de traer", en alusión al de los contagios e ingresos, frente a la gráfica que se había asentado de forma constante, que es la de las vacunaciones.

"No podemos hablar de una cuarta ola, pero está aumentando el número de ingresos", si bien es cierto que en Andalucía, como ha reconocido el consejero, "no se puede hablar de presión hospitalaria". Por lo que respecta al porcentaje de camas UCI ocupadas éste es del 6,49%, frente a la media nacional del 8%.

A lo anterior se suma el hecho, aportado por el vicepresidente Marín, de que el 72% de las 122 personas ingresadas en las UCI andaluzas "son negacionistas". Se trata de personas que "no han querido vacunarse" y que se sitúan en una franja de edad entre los 50 y los 60 años, según los datos aportados por el gobernante de Ciudadanos.

Ante tales hechos, el Gobierno andaluz ha vuelto a hacer un llamamiento a la necesidad de vacunarse "porque la vacunación funciona", ha recalcado Bendodo tras asegurar que, en su mayoría, "son los jóvenes de entre 20 y 29 años los que están sufriendo los contagios y también los ingresos, nadie es más fuerte que otro al virus", ha reiterado al dirigirse a estos sectores de población que todavía no tienen siquiera la primera pauta.

La media de la tasa de incidencia por cada 100.000 habitantes en Andalucía es de 298 casos, si bien en la franja comprendida entre los 20 y 29 años se eleva hasta los 729 casos, algo que Bendodo califica de "inasumible"

"Poner el grito en el cielo" frente al Gobierno central por la reducción de vacunas

Ante la reducción, "casi a la mitad", de las dosis de vacunas que llegan a Andalucía, Bendodo ha dicho que “no nos queda más remedio que poner el grito en el cielo”. A este respecto se ha preguntado en voz alta lo siguiente: "¿Cómo puede ser que el Gobierno nos mande la mitad de vacunas al final de la campaña?".

Las cifras que ha puesto sobre la mesa el titular de Presidencia hablan por sí solas: "Nos envían 470.000 dosis esta semana frente a las 835.000 de la anterior", ha comparado ante los periodistas tras calificar tal actuación del Gobierno de Sánchez como de "temeridad".

Al hilo de la reducción de las dosis que llegan a Andalucía, Bendodo ha dado a conocer que la Junta se ha visto obligada a cerrar, por la tarde, uno de los grandes "vacunódromos", como es el estadio olímpico de La Cartuja: "los sanitarios no pueden vacunar si no hay vacunas".

Ante el cúmulo de hechos relatados Bendodo ha vuelto a insistir en que “este Gobierno tiene que tener una sola prioridad: plantarse ante las farmacéuticas y exigir que se multiplique la llegada de vacunas”.

Municipios costeros con alta tasa de incidencia 

Sobre la mesa del Consejo de Gobierno de la Junta, reunido este martes, estaban las preocupantes cifras de incidencia en tres municipios costeros. Se trata de Marbella, Conil  y Tarifa, cuya tasa ronda los 1.000 casos.

El vicepresidente, Juan Marín, ha ha hecho una llamamiento público a que se adopte el criterio de los expertos que asesoran a la Consejería de Salud para que en localidades costeras como las citadas, que doblan o triplican su población durante los meses de verano, se tenga en cuenta su población flotante y no la que se refleja en el censo oficial.

Otras fuentes gubernamentales de la Junta de Andalucía, consultadas por Vozpópuli, descartan a priori que un municipio como Marbella se vaya a cerrar, de forma perimetral, en caso de superar los 1.000 contagios. Cuestión distinta es que se fueran a implementar medidas en la línea del llamado "ocio reglado" que plantea el propio presidente Juanma Moreno, sobre horarios de cierre de pubs y discotecas.

Durante la rueda de prensa, y a preguntas de este medio digital, Bendodo ha reconocido el perjuicio que les causó el hecho de que, el pasado mes de mayo, Vox boicoteara las medidas anticovid que el Gobierno andaluz pretendía llevar, de forma urgente, al Parlamento para ser aprobadas.

"Esa ley tenía fecha de caducidad y permitía cierres perimetrales", ha recordado Bendodo sobre la modificación de la Ley de Salud que requería la unanimidad de los grupos, al ser por lectura única, pero no prosperó debido al veto del partido de Santiago Abascal.