Caso Gürtel

Un imputado declara que cobró 150.000 euros de Correa para sortear la crisis de Venezuela

El empresario Jorge Luis Viña Fernández explica que él abonó 450 millones de bolívares en Venezuela a un cambista, cuya identidad no recuerda, como contrapartida al dinero suizo que recibió del cabecilla de la trama Gürtel, al que tampoco conoce.

Francisco Correa
Francisco Correa EFE

El empresario hispanovenezolano Jorge Luis Viña Fernández, que está imputado en el caso Gürtel, declaró al juez que investiga en la Audiencia Nacional las actividades de la trama en Arganda del Rey (Madrid), José de la Mata, que en 2005 recibió en Miami 150.000 euros de la firma suiza Golden Chain Properties, propiedad de Francisco Correa, a cambio de abonar a un cambista en Venezuela 450 millones de bolívares, la moneda del país sudamericano.

"En Venezuela desde 2003 había un control de cambio atroz, y la única manera de poder sacar el dinero es buscar un cambista, que es el que se encarga de conseguir a la persona que quiere efectuar el cambio. En 2005 hago un depósito y cambio 150.000 euros. Yo deposito el dinero y ellos me lo transfieren a la cuenta de Miami", explicó el empresario, que aseguró que no conocía ni a Francisco Correa ni a ningún otro integrante de la trama corrupta ligada al PP.

A preguntas de la fiscal Concepción Sabadell, Viña Fernández tampoco supo identificar al empresario con el que cambió el dinero en Venezuela, y negó que se tratara del exdiputado del PP en la Asamblea de Madrid Benjamín Martín Vasco, también imputado en el procedimiento: "Han pasado 12 años", se justificó.

Viña Fernández destacó que el banco dio por "válida" la transacción, ya que la propia entidad "se encarga de que todo venga de procedencia lícita. Yo chequeo que la operación fue realizada, y para mí se cierra. Yo pagué y me depositaron", concluyó este empresario, que permanece imputado desde 2015.

"No sabía de quién venía y yo me entero de esto cuando me notifican de que estoy imputado hace dos años", lamentó el empresario que aseguró que esta es la forma habitual de operar en Venezuela: "No sólo yo, sino casi del 90% de la gente de allá. Allí a veces hay que recurrir al mercado paralelo", respondió Viña Fernández.

El cambista, siempre según esta declaración, era una persona "de mucha confianza", pese a lo que Viña Fernández tampoco recordaba su nombre: "Uno sabe que le da el dinero y a cambio, en unos días, ese dinero aparece en la cuenta que se designe. En Miami, en Nueva York, en España o en Suiza, o en dónde quiera".

Sacar el dinero

A preguntas de su abogado sobre si la operativa de compensación o pitufeo es común en Venezuela, el imputado aseguró: "Es totalmente habitual. Se hizo y se sigue haciendo porque no hay otra manera de sacar el dinero".

Y fue entonces cuando Viña Fernández puso un ejemplo de la situación que vive Venezuela: "Si va a Caracas y cambia 1.000 dólares le van a dar hoy dos millones de bolívares. Pero si va al cambista le van a dar ocho millones de bolívares, cuatro veces más. Nadie en su sano juicio va a cambiar al banco dos por ocho. Y yo trato de mantener mi patrimonio en dólares, euros, libras...Y si necesito cambiar, los traigo para Venezuela y pago con bolívares".

"Los 150.000 euros de 2005, si no los hubiera cambiado, hubieran supuesto hoy 48 euros"

Y para justificar esta operativa, el empresario aludió a la crisis económica en la que está inmersa Venezuela: "Estamos hablando de una economía que el año pasado ha tenido un 800% de inflación", resaltó el empresario que completó: "Yo con los 450 millones de bolívares que supusieron en 2005 los 150.000 euros, si no los hubiera cambiado, hubieran supuesto hoy 48 euros. Es la ruina de cualquier persona. Es lo que hoy hace toda la gente en Venezuela. Hacía y hace, porque el Gobierno no suministra suficiente cantidad de dólares para mantener la economía", destacó el empresario.  

Sin embargo, los informes de la UDEF aseguran que Viña Fernández podría haber actuado como un presunto testaferro, y que en realidad la empresa que dice que es suya, Distribuidora Fermayor, es propiedad del exdiputado del PP en la Asamblea de Madrid Benjamín Martín Vasco.

En su testimonio del 30 de junio, Viña Fernández declaró al juez De la Mata que Distribuidora Fermayor era una empresa patrimonial suya y de su familia: "Es una empresa venezolana que se dedica solamente a la parte patrimonial, cuya actividad era, inicialmente, la distribución de material de ferretería, y cuando ya no tenía ninguna actividad la utilicé para gestionar mi patrimonio familiar".

300.000 euros

Los 150.000 euros abonados desde Suiza a la empresa Fermayor, en concreto en una cuenta de Caixanova en Miami, y otros 150.000 euros detectados (300.000 euros), serían según la Policía la presunta comisión que habría cobrado Martín Vasco por su participación en la adjudicación de una finca del Ayuntamiento de Arganda del Rey a la promotora Martinsa, cuya operación se considera el mayor pelotazo de Gürtel. Correa cobró 25 millones de euros por su intermediación con el Consistorio, cuyo exalcalde Ginés López también está imputado en esta pieza separada, indican los informes de la UDEF.

En la contabilidad b de Correa aparece el apunte "BENJ: 150.000 euros", algo que según la Agencia Tributaria confirmaría los ingresos de Benjamín Martín Vasco, que también fue presidente de la empresa municipal de Arganda Sociedad de Fomento, la que adjudicó las fincas municipales a Martinsa.

El propietario de Martinsa, Fernando Martín, está acusado de pagar 13 millones de euros a Golden Chain Properties, de Correa, por su intermediación en la operación de Arganda. Las autoridades suizas mantienen bloqueados los 17,1 millones de euros que Correa tenía a nombre de Golden Chain Properties en el país centroeuropeo.

No los conocía

Sin embargo, en su declaración, el hispanovenezolano trató de convencer al juez De la Mata de que pese a haber recibido de Golden Chain Properties los 150.000 euros, ni siquiera conocía al dueño de la firma, Francisco Correa, y mucho menos al propio Martín Vasco, que sería según la Policía el auténtico propietario de Distribuidora Fermayor.

Asimismo, Viña Fernández alegó a los problemas de liquidez de Caixanova, la caja en la que tenía su dinero en Miami, para justificar que en 2009 transfiriera los 150.000 euros que había recibido de Correa a otra, también de su propiedad, en Suiza: "Caixanova venía sufriendo problemas de liquidez y amenazas de ser intervenida. Y esos son los ahorros de mi familia, y yo quiero mantener a resguardo ese dinero, y abro una cuenta en Suiza, y empiezo a hacer transferencias a la cuenta de Suiza que abrí a nombre de mis hijos y de mi hermana".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba