El candidato de Unidas Podemos a la Asamblea de Madrid, Pablo Iglesias, ha considerado este sábado que la clave del éxito de la derecha en la región fue apoyarse en los poderes económicos y mediáticos para crear la "ficción" de que eran una mayoría, pero es una "mentira" que espera que se pueda revertir.

Iglesias ha intervenido ante el Consejo Confederal de Unidas Podemos con una alocución preelectoral en la que ha hecho un llamamiento a "la mayoría social", porque se va a dilucidar "si la mayoría habla otra vez o si por el contrario la minoría egoísta y ruidosa vuelve a decidir por todos".

El exvicepresidente del Gobierno ha señalado que la derecha es "una minoría que entiende la Comunidad como una trinchera desde la que resistir los cambios, de la mano de los grandes poderes económicos y mediáticos" y que tomó la pandemia como "una oportunidad de recuperar el poder que habían perdido en el Estado".

De hecho, ha aseverado que Madrid no es de derechas y que realmente las fuerzas conservadoras son "una minoría" que entiende la Comunidad "como una trinchera para resistir los cambios de la mano de los grandes poderes económicos y mediáticos". Esto, a pesar de que el Partido Popular gobierna la región de forma ininterrumpida desde 1995.

Iglesias: "Madrid no es de derechas"

Una derecha que, ha opinado, cuenta con "inmenso poder" en los medios de comunicación como "para que solo se les escuche a ellos" y cuyo mayor éxito fue "haber construido esa ficción de que son mayoría y de que no hay alternativa posible".

"Pero es mentira, Madrid no es de derechas", ha agregado el secretario general de Podemos, antes de subrayar que "hay una mayoría social que necesita los servicios públicos, que está harta de corrupción y que entiende que la vivienda es un derecho".

Iglesias confía en esa mayoría social para impedir que "la ultraderecha machista, racista, homófoba y que odia a la gente de los barrios como Vallecas pueda hacerse con el poder en Madrid".

Y es que para Iglesias, la clave de si hay cambio en las elecciones del 4-M en la región estará en "si esa mayoría habla otra vez o si la minoría egoísta y ruidosa vuelve a decidir por todos". "Yo sé perfectamente que esa mayoría lo tiene más difícil, millones de madrileños están más pendiente de cómo pagar el próximo mes de alquiler que en esta campaña, que hay muchas personas que encuentran muy pocas razones para votar cuando las instituciones madrileños llevan 25 años gobernando para otros", ha señalado

Pero, continúa el líder de Podemos, estas "no son unas elecciones más y tienen un deber con la Historia y una oportunidad de impedir que la ultraderecha racista, machista y homófoba y que odia a los barrios como Vallecas pueda hacerse con el poder".