Un grupo de hosteleros se han concentrado frente al centro de salud de la localidad de residencia del presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, donde se vacunaba este martes, para increparle por las nuevas restricciones al sector de cara a evitar los contagios de la covid-19.

Los cerca de veinte profesionales de hostelería que se han reunido a las puertas del centro de salud, ya antes de que llegara el presidente, han impedido a Revilla hablar con los medios de comunicación que le esperaban a la salida, después de vacunarse, ya que al interior no han podido acceder los periodistas por problemas de espacio.

En el exterior del centro de salud tras recibir su vacuna, Revilla ha pedido calma a los hosteleros, pero estos no han atendido su solicitud y han seguido gritando "fuera" al presidente cántabro o "Viva Ayuso y más Ayuso", en referencia a la jefa del Ejecutivo de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Nuevas restricciones

Miguel Ángel Revilla ha llegado puntual a las 12.00 horas al centro de salud de su localidad de residencia para recibir su vacuna contra la covid-19 al estar en el grupo de 70 a 79 años (tiene 78), y ya, en ese momento, los hosteleros gritaban contra las decisiones del Gobierno regional en el exterior.

Este martes, el Ejecutivo cántabro publicará en el boletín oficial de la comunidad la resolución que supondrá, a partir de este miércoles, el nuevo cierre del interior de la hostelería regional y la reducción de aforos en el deporte, la cultura y las ceremonias, debido a que Cantabria ha vuelto al nivel de alto riesgo de contagios por coronavirus.