10.30 am en la plaza central de Gargallo (Teruel). Decenas de personas se reúnen junto a una caravana bastante peculiar. De su interior salen Natalia y Eneko a repartir turnos a los presentes para organizar su jornada con todos los clientes que esperaban ansiosos la llegada de la peluquería móvil. En su pueblo no hay este servicio, por lo que antes de existir esta opción tenían que recorrer muchos kilómetros para poder cortarse el pelo, pintárselo, retocarse la barba, etc.

Ángel llegó muy temprano junto a su esposa y nietos para reservar un turno para todos. Para él esta idea es “fantástica”, pues demuestra cómo han tenido que reinventarse algunos emprendedores del mundo rural a raíz de la pandemia, pero sobre todo porque este servicio, que es básico, llega hacia ellos evitando así tener que desplazarse a otras ciudades, a veces no tan cercanas, y por eso aplaude que sea una iniciativa privada la que supla estas necesidades.

Consuelo, de 87 años, es una de las más felices. Llevaba un mes sin cortarse y pintarse el pelo y para ella eso es muy importante. Antes, para poder hacerlo, tenía que pedir ayuda a alguno de sus familiares para ir a Andorra, la esperen mientras le daban el servicio y la traigan de vuelta, además sin olvidar el costo que todo eso significaba. "Me gusta la comodidad que ofrecen estando en el pueblo, esto me ayuda, pues no tengo que salir”, asegura en declaraciones a Vozpópuli.

Natalia, turolense, y Eneko, zaragozano, son dos peluqueros con muchos años y kilómetros recorridos, que después de dar este servicio a sus propias amistades en ciudades en donde no hay peluquerías, decidieron iniciar este proyecto que bautizaron como The Hair Truck. Un servicio de peluquería sobre ruedas para suplir las necesidades en “el mundo rural de la España vacía, eso, junto a mis experiencias en Latinoamérica, en donde vi que había una gran cantidad de negocios que se desarrollaban sobre ruedas, dije ¿por qué en España no? Hace tres años nos surgió la idea, fuimos haciendo pruebas, fui saliendo y pude constatar que había una gran necesidad de estos servicios en estos pueblos y la punta del iceberg fue la pandemia”, asegura Eneko Abad, gerente de Hair Truck.

La inversión inicial fue de 80.000 mil euros, eran dos personas en una caravana equipada con todo lo necesario para dar todos los servicios que ofrece una peluquería fija de cualquier ciudad. Gracias a la aceptación que ha tenido esta iniciativa por parte de las personas ahora ya son cinco personas y tres caravanas y hay más peluqueros que desean sumarse, pues esta pareja ofrece la posibilidad de obtener una franquicia de este negocio que para ellos no es solo con fines económicos sino también sociales. El único límite que se han puesto es no llegar a ningún pueblo en donde exista una peluquería o haya alguien que ofrezca este servicio, pues aseguran que su objetivo es dar trabajo y no quitarlo. En este momento The Hair Truck tiene alrededor de 500 clientes en más de 20 municipios, el 85% de estas personas son mayores, cada uno de ellos con un gasto aproximado de 20 euros,

“Ahora mismo en Teruel hay 144 pueblos de menos de 300 habitantes sin servicio de peluquería, en Zaragoza provincia 157, en Huesca son 140, podemos estar hablando de más de 4 ó 5 mil municipios de menos de 300 habitantes en toda España que no tienen servicio de peluquería”, de esta manera Eneko considera que su negocio es más rentable que una peluquería fija, según él sus ganancias pueden ser del doble o triple, pero igualmente los sacrificios son importantes pues hay que recorrer cientos de kilómetros con la posibilidad de volver a tu casa en toda una semana y no todas las personas están dispuestas a ello. En estos momentos The Hair Truck recorre 20 pueblos en un mes aproximadamente, su objetivo en el futuro es poder tener una caravana por cada provincia.

En el camino varias trabas burocráticas y fiscales

Para Eneko y Natalia el camino recorrido no ha sido tan sencillo. Si bien el Ayuntamiento de Teruel les ha dado todas las facilidades para impulsar su negocio, esto no ha sido así en el resto de pueblos. En algunos no se las han puesto tan fácil por todos los trámites burocráticos que hay que cumplir. “Nos han declarado como servicio de primera necesidad, porque es sanitario, pero también es psicológico pues la gente mayor de los pueblos quiere sentirse arreglado para sentirse mejor.  Por favor que se ayude a los que tenemos ganas de emprender, ganas de comunicar, ganas de dar más que de recibir, y evidentemente es un negocio que esperamos que nos dejen sacarlo”, enfatiza Eneko quien ha tenido que hablar con las autoridades de cada pueblo para que les autoricen dar el servicio,

Otras de las trabas encontradas, y que afecta a todo el gremio de la peluquería, es el IVA del 21%, que según los profesionales de Hair Truck también está encareciendo su servicio pese a que sus costos pueden ser menores al tratarse de un servicio móvil. Para Eneko la solución a esta carga tributaria es: o subirle el precio a los clientes o trabajar en negro, que es precisamente lo que no quieren hacer pues para ellos es importante cumplir con el Estado, y por eso piden “coherencia” a las autoridades.

En esto concuerda el concejal de Ciudadanos del Ayuntamiento de Teruel, Ramón Fuertes, quien ejerce como primer teniente de alcalde y concejal de Empresas, Autónomos, Comercio y Empleo, para él los trámites que deben realizar los emprendedores en toda España son “aborrecibles” y en ocasiones, según su punto de vista, desincentivan la inversión. Por eso afirma que desde su concejalía, con el apoyo de la Cámara de Comercio y la CEOE, se está ayudando a que estas iniciativas salgan adelante para cubrir las necesidades de los ciudadanos que son parte de la “España vacía”

Fuertes también considera que zonas como las de Teruel deberían tener una carga fiscal diferente a la de otros lugares en España, “igual que Canarias tiene algunas diferencias en materia impositiva, en zonas como Teruel creemos que debería ser igual. Abrir una persiana en el medio rural cuesta muchísimo y los impuestos deberían tener esta cuestión en cuenta. O hacemos el medio rural atractivo para la inversión o empresas como la de Eneko cada vez lo tendrán más complicado, puesto que el Gobierno no deja de subir impuestos a autónomos, clases medias”, afirma.

Para concluir, el concejal de Ciudadanos, considera que la proliferación de este tipo de emprendimientos en los pequeños municipios es la consecuencia de la pérdida de negocios y servicios básicos como en este caso las peluquerías pero también los de alimentación, más aún en provincias como la de Teruel que es la más afectada por la despoblación: “Un servicio no es igual para Teruel capital que para un pueblo de 20 habitantes, por eso las empresas móviles como The Hair Truck comienzan a ser frecuentes. En un pueblo no pueden ganar lo suficiente para mantenerse, pero sí en una comarca entera”.