Se ha vuelto a producir otra agresión contra la Guardia Civil en Alsasua (Navarra). La última ha sido en la madrugada de este jueves cuando una veintena de jóvenes del entorno abertzale ha intentado linchar a dos agentes de la Guardia Civil.

Uno de ellos resultó con heridas de carácter leve tras recibir varias patadas en la espalda, por las que tuvo que ser atendido en el complejo hospitalario de Pamplona. Los radicales desistieron cuando otras patrullas de la Benemérita y de la Policía Foral acudieron al lugar.

Los hechos han ocurrido, según han confirmado fuentes de la Guardia Civil en Navarra, a las 6.25 horas de la mañana, cuando una patrulla del Instituto Armado había acudido a retirar una barricada de contenedores que los radicales habían incendiado, según informa 'Cope'.  

Cuando los dos agentes acudieron a retirar de la vía pública los contenedores cruzados, una veintena abertzale , que celebraban la festividad de los quintos por santa Águeda, se abalanzó sobre ellos en actitud violenta, al tiempo que les lanzaban algunos objetos como botellas y otros objetos.

No se ha podido arrestar a ninguno porque huyeron 

El forcejeo ha durado varios minutos e incluso uno de los agentes ha rodado por el suelo y ha recibido patadas y golpes de todo tipo en distintas partes del cuerpo. Varios radicales lograron tirar al suelo a uno de los guardias, mientras el otro trataba de llegar al coche patrulla para pedir refuerzos, logrando la llegada de efectivos del Instituto Armado, de la Policía Foral y otras patrullas del cuartel de la Guardia Civil de Alsasua. Fue en este momento cuando los agresores se han dispersado sin que se haya arrestado a ninguno de los participantes en la agresión.

Los refuerzos no intervinieron, puesto que los abertzales huyeron a su llegada. La investigación ha identificado a cinco; al menos uno pateó al agente. Los dos guardias tienen diversas lesiones por golpes, pero no heridas de gravedad, aunque han sido atendidos en el Complejo Hospitalario de Navarra.

Aunque por el momento no hay detenidos, fuentes del cuerpo no han descartado que se puedan producir en las próximas horas.

Hace tres años se produjo en el mismo bar otra agresión

Parece que con la agresión han tratado de repetir la paliza de hace casi tres años en la localidad. El altercado tuvo lugar en la misma calle céntrica en la que se sitúa el bar Koxka, el establecimiento en el que hace tres años y medio ocho jóvenes del municipio agredieron a un teniente y a un sargento de la Guardia Civil, así como a sus parejas. 

Los individuos fueron condenados por las agresiones, aunque posteriormente el Tribunal Supremo rebajó las condenas de los acusados que había impuesto la Audiencia Nacional. Finalmente, los radicales se enfrentaron a penas de entre un año y seis meses de prisión y nueve años y seis meses de cárcel.