Las imágenes circulan a través de chats y grupos de WhatsApp. Aparentemente, un grupo de guardias civiles baila al ritmo de una canción maquinera. Visten el verde, llevan boina y botas de cuero negro. Saltan y dan palmas junto a unos coches que llevan distintivos del Instituto Armado. La leyenda del vídeo apunta que se grabó en Galapagar, en las inmediaciones de la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero, y que los protagonistas celebrarían el fin político del hasta ahora dirigente de Unidas Podemos. Un bulo que la Guardia Civil ha tenido que desmentir para evitar malentendidos.

En concreto, las imágenes sugieren que un grupo de guardias civiles destinados en Galapagar celebran los resultados cosechados por Pablo Iglesias en las elecciones de Madrid del pasado martes. “Festejan su despedida”, relatan en el mensaje que circula a través de redes sociales, especialmente en grupos de WhatsApp. "Fiesta de la Guardia Civil en Galapagar", rezan otros comentarios.

La Guardia Civil no ha querido que el malentendido pase a mayores. Sin hacer referencia a las alusiones a Pablo Iglesias, la cuenta oficial de Twitter del Instituto Armado aseveró que las imágenes no son recientes y que nada tienen que ver con el dispositivo de protección al hasta hace poco vicepresidente segundo del Gobierno y de la ministra de Igualdad, Irene Montero.

En primer lugar, el dispositivo no correspondería a Galapagar ni a las labores de protección de estas dos figuras públicas: la Guardia Civil ya no cumple con esas funciones, tras asumirlas hace unos meses la Policía Nacional. Por lo tanto, no encaja que sean imágenes recientes de guardias civiles en las inmediaciones de la casa de Pablo Iglesias.

No es la Guardia Civil

Pero hay más. Los protagonistas de las imágenes ni siquiera son miembros del Instituto Armado. Visten el verde pero, según ha sabido Vozpópuli, no se trata del uniforme propio del cuerpo, sino de un traje de tonalidades similares. La boina y las botas inducirían a pensar que se trata de agentes de los Grupos de Acción Rápida (GAR), herederos de los Grupos Antiterroristas Rurales. Los vehículos donde se lee “Guardia Civil” tampoco son oficiales, sino adaptaciones para la televisión. Los rótulos y los colores verde y blanco con los que se han adornado también podrían parecer reales, pero hay detalles -como el escudo de la puerta- que revelan la ficción.

Pese a todo, la Guardia Civil ha querido salir al paso. “Los que intervienen no son guardias civiles sino actores durante un descanso en el rodaje de una serie de televisión en la primavera de 2019”. La inquietud por la viralidad del vídeo ha llevado al Instituto Armado a aclarar en redes sociales el origen de las imágenes, aunque sin hacer ninguna referencia explícita a Pablo Iglesias ni a Galapagar.

No es la primera vez que el vídeo se viraliza por redes. Anteriormente se difundió con otra banda sonora: la canción Sarri sarri de Kortatu que cuenta la fuga de prisión del etarra Joseba Sarrionandia [recientemente protagonista al regresar al País Vasco tras 36 años fugado sin pagar por sus delitos]. Entonces se arremetió contra los ‘guardias civiles’ por lo inapropiado de su baile.

El despliegue de la Guardia Civil en torno a la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero ha acaparado muchos titulares desde que ambas figuras públicas se trasladasen a Galapagar. Entre otros, por los refuerzos que se llevaron a cabo en los meses en que se concentraban los manifestantes alrededor de la vivienda, protestando por la gestión del Gobierno durante la pandemia.

Con esos antecedentes, el Instituto Armado ha optado por no dar más alas a un vídeo que califica directamente de "bulo".