El Gobierno manifestó este lunes su “respeto” a las decisiones judiciales después de que la Sala Penal del Tribunal Supremo haya confirmado por unanimidad la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de inhabilitar al presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Fuentes gubernamentales consultadas por Servimedia se limitaron así a recalcar su respeto a todo procedimiento judicial y a las decisiones que se tomen en este ámbito. Lo hicieron después de que el Supremo confirmase la inhabilitación de Torra para ejercer cargo público alguno durante año y medio por un delito de desobediencia, lo que significará su salida del Gobierno catalán.

La Justicia catalana le condenó por negarse a retirar del Palacio de la Generalitat una pancarta en defensa de los presos políticos y a favor del procés en periodo electoral. Ahora, los cinco magistrados de la Sala Penal del Supremo, presididos por Andrés Martínez Arrieta, desestiman el recurso de casación presentado por Torra y avalan la inhabilitación.