El Gobierno Vasco no recurrirá el auto del TSJPV por el que adopta la medida cautelar de permitir la reapertura de los bares y restaurantes de los municipios que se encuentran en 'zona roja' en Euskadi por alta incidencia de la covid-19, al estar convencido de que no prosperará, pese a que le "asiste la razón", tal como ha asegurado el Lehendakari, Iñigo Urkullu.

Además, ha calificado de "significativo y curioso" que el presidente de la Sala Contencioso-administrativo del TSJPV y ponente de la resolución judicial, Luis Garrido, se pronunciara en una tertulia radiofónica sobre esta cuestión antes de analizar las alegaciones presentadas por el Ejecutivo a recurso de los hosteleros que solicitaron, como medida cautelar, la reapertura de sus establecimientos.

Urkullu, que ha comparecido ante los medios de comunicación tras la reunión del Consejo Asesor del LABI, ha señalado que han sido los servicios jurídicos del Ejecutivo los que, tras evaluar la oportunidad o no de recurrir, han optado por no impugnar el auto.

"Lo acepto y lo comparto también porque, dado que solo se puede presentar recurso ante las misma Sala y los mismos magistrados, y que no existe la posibilidad de aportar nuevas pruebas, el recurso no tiene, a nuestro juicio, posibilidades de eficacia posible", ha dicho en alusión a lo argumentado por los servicios jurídicos.

El Gobierno Vasco tenía de plazo hasta el próximo lunes para plantear recurso de reposición ante la misma Sala de lo Contencioso-administrativo, que dictó el auto anulando la clausura de la hostelería en municipios en 'zona roja'.

El Gobierno vasco dice tener "la razón"

En todo caso, Iñigo Urkullu ha mostrado su convencimiento de que al Gobierno Vasco le asiste la razón, así como al Consejo Asesor del LABI, foro en el que están todas las instituciones vascas y que adopta las decisiones sobre las medidas para atajar la pandemia.

"Espero que se pruebe, espero que así sea, cuando ya se dilucide el fondo de la cuestión. Estamos ante unas medidas cautelares, pero este proceso tiene su recorrido en relación al fondo de la cuestión", ha añadido.

Sobre el auto, cree "significativo" que su ponente, el presidente de la Sala de lo Contencioso-administrativo del TSJPV, Luis Garrido, se pronunciara públicamente un día antes de dictar la resolución judicial, y ha señalado que, para entonces, "ni siquiera le había dado tiempo a analizar las alegaciones". "Es curioso", ha remarcado.