España

El Gobierno deja a Felipe VI al margen de la crisis migratoria con Marruecos

Sánchez no le ha pedido al Rey que llame a Mohamed VI para intentar aliviar la presión migratoria proveniente del país magrebí. El Gobierno detecta que varios inmigrantes llegados a Canarias portan consigo visados

Pedro Sánchez y Felipe VI
Pedro Sánchez y Felipe VI EFE

Todos los presidentes de Gobierno de la democracia han recurrido a Juan Carlos I y, luego a Felipe VI, para que hablasen con Hassan II o Mohamed VI cuando había que atajar las recurrentes crisis migratorias que han salido de las costas de Marruecos. Sin embargo, Pedro Sánchez aún no le ha pedido al jefe del Estado que dé este paso, según reconocen fuentes gubernamentales a Vozpópuli. Desde La Zarzuela se prefirió guardar silencio sobre este asunto.

El echar mano de Juan Carlos I o Felipe VI siempre ha sido el último asidero del presidente de turno para intentar atajar la llegada de pateras a las costas españolas o preparativos de asaltos a las vallas de las ciudades de Ceuta y Melilla.

En este caso, Sánchez aún se encuentra en la fase de presionar al país vecino a través de sus ministros de Asuntos Exteriores e Interior, en una crisis que tiene algunos elementos nunca vistos en Madrid como el hecho de que varios de los marroquíes que han desembarcado en las costas españolas llevaban consigo visados de entrada a Schengen.

El propio jefe del Ejecutivo tiene previsto viajar a mediados de diciembre a Marruecos para celebrar la primera cumbre bilateral desde que hace un año se constituyó el Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos, según adelantó este viernes El Independiente. Será un momento delicado pues no es descartable que en la delegación española haya algún ministro morado, aunque lo normal es que Sánchez sólo vaya acompañado por ministros socialistas.

Sánchez con el Rey Mohamed VI de Marruecos en Rabat el 19 de noviembre de 2018
Sánchez con el Rey Mohamed VI de Marruecos en Rabat el 19 de noviembre de 2018

Hasta el pasado 16 de noviembre, habían llegado 16.800 personas a las Islas Canarias, con especial concentración en Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife. Sin embargo, la mayor parte ha sido en las dos últimas semanas, en las que se ha unido la decisión de Rabat de hacer 'la vista gorda' con la salida de pateras, para así aliviar los problemas internos ocasionados por el coronavirus, con la ruptura del alto el fuego en el sur del Sáhara, lo que provocó el uso de armamento pesado por parte del Frente Polisario en la zona de Guerguerat fronteriza con Mauritania.

Tras ello, el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, se pronunció a favor de un referéndum de autodeterminación en la antigua provincia española, uno de los puntos de política exterior en los que diverge con el PSOE.

Mohamed VI en ocasiones no responde

La relación entre Felipe VI y Mohamed VI no es la misma que la de sus padres. Entre Juan Carlos I y Hassan II se llamaban "hermanos", una palabra muy utilizada entre los árabes para describir una amistad, y con ambos en vida las relaciones bilaterales discurrieron sin grandes contratiempos. Con la llegada de Mohamed VI al trono en 1999, la situación cambió.

El actual rey de Marruecos nunca ha realizado a España una visita de Estado. Sólo estuvo una vez en 2004 tras los atentados del 11-M, en los que la mayoría de los terroristas eran de nacionalidad marroquí. En sus recurrentes períodos de vacaciones o para chequeos médicos, siempre ha elegido la hospitalidad de Francia.

Felipe VI y Mohamed VI son casi coetáneos, pero siempre que se han llamado ha sido para intentar resolver un problema

Y cuando ha surgido un problema grave, la reacción del monarca alauí ha sido en ocasiones la de no responder a las llamadas. Ocurrió en la crisis de Perejil, a mediados de julio de 2002, cuando Juan Carlos I intentó convencerle, con el beneplácito de José María Aznar, para que Marruecos volviese al statu quo previo que Rabat había roto con el envío de policías al islote.

Felipe VI y Mohamed VI son casi coetáneos. La distancia entre ambos es de cuatro años, pero se han tratado poco. El primero le regaló un reloj que pagó de su bolsillo cuando le visitó por primera vez en 2014 en calidad de monarca, pero siempre que se han llamado ha sido para intentar resolver un problema.

El más conocido y comentado ocurrió en agosto de ese mismo 2014 cuando el monarca alauí telefoneó a Felipe VI para decirle que la Guardia Civil le había detenido en aguas próximas a Ceuta cuando iba a bordo de un barco de recreo. El entonces ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz, contó en su libro biográfico este incidente que, por fortuna para el Ejecutivo de Mariano Rajoy, se resolvió en cuestión de minutos.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba