España

El Gobierno intenta bajar el déficit al 10% con las partidas sin gastar en 2020

La previsión oficial al cierre del año sigue siendo un abultado 11,3%, pero la mejora en el cuarto trimestre y los remanentes de los ministerios van a permitir enviar a Bruselas una señal de disciplina presupuestaria

La ministra de Hacienda y la vicepresidenta Económica tras un Consejo de Ministros
La ministra de Hacienda y la vicepresidenta Económica tras un Consejo de Ministros

Con los Presupuestos Generales del Estado 2021 encarrilados, el Gobierno intenta ahora cerrar las cuentas de este annus horribilis rebajando el déficit público del 11,3% previsto a cerca del 10% para enviar a la UEuna señal de compromiso con la disciplina presupuestaria. Cuenta con dos elementos a favor: los remanentes de dinero no invertido por ministerios y empresas públicas a partir del cierre por pandemia el 14 de marzo y una mejora de la economía en el cuarto trimestre que contribuirá a aliviar la caída de ingresos del 13,5% en los nueve primeros meses, explican a Vozpópuli fuentes gubernamentales.

Cierto es que el gasto del Estado se disparó un 16% hasta octubre -sin contar el de la Seguridad Social- para financiar los ERTE, la ayudas ICO a empresas o el fondo autonómico de 16.000 millones de euros destinados a sanidad y educación. Pero el reverso fue que todas las administraciones congelaron su actividad prácticamente hasta la vuelta de verano, como la empresa privada, y eso ha ralentizado la inversión prevista.

Un ejemplo: el director general de Carreteras, Javier Herrero, reconocía esta semana que la parálisis del país ha llevado al Ministerio de Fomento a gastar menos de la mitad del dinero presupuestado en 2020 para mantenimiento vial. “No se ha invertido prácticamente nada, salvo en limpieza y asistencia en carretera”, puntualizó durante un seminario de El Confidencial.

Fomento ha dejado de invertir miles de millones en mantenimiento de carreteras y otras inversiones, mientras que Industria sólo ha gastado el 10% del fracasado 'Plan Renove' de vehículos

Aunque ese déficit será compensado en los presupuestos del año próximo con una partida de 1.240 millones de euros -58% más que en 2020- para conservación de las maltrechas carreteras españolas, la realidad es que los miles de millones no gastados este año en esa partida y en otras de Fomento van a cerrar el año en las arcas Tesorería General del Estado.

Y lo mismo que en el departamento que dirige José Luis Ábalos ocurre en otros. En Industria, el famoso Plan Renove aprobado en junio por el Consejo de Ministros y dotado con 350 millones para dar un impulso al sector de la automoción después del confinamiento subvencionando la compra de vehículos hasta con 4.500 euros, no está dando los frutos esperados, como informó este diario.

Solo se ha gastado el 10% y, aunque se prorrogará el año próximo, los 300 millones no comprometidos ese quedan como remanente en el ministerio que dirige Reyes Maroto, explican fuentes de ese departamento. Otra cosa es el gasto no financiero del ministerio, 836 millones, que se ha ejecutado en un 98%, como en el resto de ministerios. 

”No hay problema financiero para cerrar 2020, como se llegó a temer en lo más duro de la pandemia. Por eso, a partir de marzo se incrementaron mucho las cuantías de las emisiones de deuda (ver columna 10 cuadro Banco de España abajo). Lo que ocurre es que nadie sabe realmente lo que se ha gastado fuera de la covid; y sospechamos que hay muchas partidas sin tocar y esas van a seguir en tesorería al final del ejercicio”, admite otra fuente del área económica del gabinete.

Ya el 24 de marzo, diez días después del inicio del confinamiento y del estado de alarma, el Ministerio de Hacienda publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una orden por la cual habilitaba a la Intervención General de las Administraciones del Estado (IGAE) a aplicar de forma "excepcional y temporal" el régimen de control financiero “permanente” en sustitución de la intervención a posteriori. La medida incluía controles no presenciales de ministerios y empresas públicas.

"Ajustar" el gasto para lanzar "un mensaje positivo"

El objetivo indisimulado de esa orden, así como de otras disposiciones posteriores recomendando a las administraciones públicas “ajustar” gasto en el segundo semestre por la situación extraordinaria a la que nos ha abocado la pandemia, es evitar que la liquidación presupuestaria de 2020 haga peligrar la "consolidación fiscal estructural", que la UE retomará en 2022 tras dos años con la regla de gasto suspendida. Una medida que, en última instancia, es la que permitido a los ayuntamientos torcer el brazo de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, hasta autorizarles, finalmente, a usar su remanente de gasto.

Fuentes de la vicepresidencia económica señalan que el diagnóstico sobre la mejora de situación del déficit en la Administración General del Estado puede hacerse extensible a final de año a las comunidades autónomas, tanto en lo referido a los ingresos vía impuestos cedidos como en el control de gasto. “No sabemos todavía cómo acabaremos este 2020 pero sí es cierto que si se puede bajar del 11,3% será un mensaje positivo”, señala una fuente del departamento que dirige Nadia Calviño.

En este sentido, el Ejecutivo de Pedro Sánchez valora que la evolución de los ingresos está siendo "esperanzadora" por cuanto se esperaba una caída de hasta el 15% total y, con la mejora de la economía en el cuarto trimestre y que los ERTE han frenado el hundimiento de recaudación del IRPF, puede reducirse la merma de ingresos a solo un 10%, aproximadamente. 

Ingresos del Estado octubre 2020
Ingresos del Estado octubre 2020

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba