"No sería descabellado que se congelara el sueldo de los funcionarios o se subiera muy poco”. Esta frase de un alto cargo del Gobierno a El País abre la puerta a la posibilidad de que el Gobierno congele el sueldo de los funcionarios para 2021.

El Ejecutivo tendrá que decidir en estas semanas qué hace con el sueldo de los empleados públicos. Antes del 30 de septiembre, tal y como marca la Constitución, el Gobierno tiene que presentar el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado de 2021, y ahí ya se sabrá si se ha tomado la decisión de congelar los sueldos o aprobar una subida similar a la evolución de los precios que permita a dichos trabajadores no perder poder adquisitivo.

A pesar de eso, tal y como apunta El País, la baja inflacción provocada por la actual crisis económica dejaría a los casi tres millones de funcionarios con prácticamente el mismo poder adquisitivo aún sin recibir una subida en su sueldo.

Opción para cuadrar las Cuentas públicas

La posibilidad de la congelación del sueldo de los empleados públicos se entendería como un paso más para intentar cuadrar unas cuentas que se tendrán que medir al milímetro a pesar de las ayudas europeas del fondo covid.