La Delegación del Gobierno en Ceuta ha cifrado en un total de 1.128 los menores que entraron ilegalmente los días 17 y 18 de mayo como consecuencia de la avalancha masiva que se produjo por el espigón fronterizo.

No obstante, unos 200 podrían ser mayores de edad y se está a la espera de las pruebas pertinentes que determinen sus años.

La Delegación del Gobierno ha afirmado que unos 600 de estos menores tienen menos de 16 años, por lo que estarían en edad escolar.

120 inmigrantes semanales

Asimismo, ha constatado que una media semanal de 120 inmigrantes marroquíes, de los que entraron ilegalmente en la ciudad esos días, están regresando de forma voluntaria a la ciudad durante las últimas semanas.

Este regreso se está produciendo debido a que los inmigrantes están malviviendo en distintas zonas de montes y de las costas y han advertido de que no tienen salida alguna en la ciudad, por lo que optan por volver a su país de origen, según los datos facilitados a los periodistas por la Delegación del Gobierno.

La delegada del Gobierno, Salvadora Mateos, ha animado a todos los marroquíes adultos que permanecen en la ciudad a que regresen de forma voluntaria a su país después de la entrada masiva, cuya cifra total no ha cuantificado todavía oficialmente el Ministerio del Interior aunque se estima en unas 12.000 personas.

La Delegación del Gobierno ha afirmado que los regresos voluntarios de marroquíes no han dejado de producirse desde la entrada masiva y en estos momentos se están produciendo de media en torno a 120 salidas semanales. En estas salidas no se incluye a ningún menor de edad puesto que continúan las negociaciones para poder devolver a estos niños con sus padres.