El efecto de la tercera ola de la pandemia no solo se refleja en la situación de las residencias o en la saturación de los hospitales. Las funerarias de toda España se ven de nuevo desbordadas ante el incesante número de fallecidos por coronavirus que se registran cada día en España.

Desde la Asociación Española de Servicios Funerarios (Aesprof) relatan a Vozpópuli la situación que están viviendo estos meses, en los que la actividad de las funerarias duplica y triplica la que se registraba en semanas “normales”, antes de la llegada de la covid-19. Según indica el presidente de la citada asociación, Fernando Alcón, estos últimos días han notado una disminución en el ritmo de trabajo derivado del descenso en el número de muertos diarios, pero asegura que el mes de enero fue “extremo”. “Estuvimos casi al 100%”, apunta.

En este sentido, Alcón pone de relieve la problemática que se encuentran en el sector a la hora de realizar contrataciones: "Se ha intentado reforzar las plantillas, pero no todo el mundo quiere trabajar en esto", apunta.

Por su parte, desde la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef), indican que la situación actual dista bastante de la registrada en los peores días de marzo y abril, cuando llegó a haber 1.000 fallecidos al día. Además, explican que mientras los primeros meses de la pandemia fueron más duros en Madrid, Castilla y León o Castilla-La Mancha, el impacto de esta tercera ola "está más repartido" entre las comunidades autónomas. "La Comunidad Valenciana es, a día de hoy, la única que tiene más fallecidos de media al día que los peores días de la primera ola", apuntan.

Vacunación

Ante las dificultades que atraviesan las funerarias, con aumento de contagios entre sus profesionales, el sector ha pedido esta pasada semana a la Dirección General de Salud Pública que se incluya a estos trabajadores en el segundo grupo del plan de vacunación. "El sector funerario es imprescindible. Estamos en primera línea", explica Alcón. Del mismo modo, el secretario general de Panasef, Alfredo Gosálvez, asegura que a finales del mes de enero había empresas funerarias con "un 10% de profesionales contagiados o en cuarentena". "El sector funerario es el último eslabón de la cadena de salud pública, no podemos permitirnos no estar operativos al 100%", asegura.

Incremento en el número de cremaciones

Por otra parte, la pandemia ha provocado un incremento en el número de cremaciones, que ya suponen el 60% del total, frente a las cifras registradas en 2019, cuando no llegaban al 50%. "Pensábamos que las cremaciones llegarían al 60% en el año 2025", señala Gosálvez, al tiempo que explica que la pandemia "está cambiando un poco la opción de las familias", que cada vez más eligen la incineración frente a la inhumación.