El juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal tomará declaración el jueves como imputado a Javier Biosca por un presunto fraude piramidal de inversión con criptomonedas que podría superar los 280 millones de euros. Biosca, que se encontraba en paradero desconocido desde finales de 2020, fue detenido a comienzos de junio en Málaga por supuesta estafa continuada, apropiación indebida y falsedad de documento público a través de la empresa Algorithms Group.

La sociedad ofrecía servicios de inversión en criptomonedas sin contar con la autorización de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores, el regulador bursátil) carencia que servía para que Biosca eludiera las obligaciones que debía de cumplir esa entidad en su actividad diaria, tales como el deber general de información.

Algorithms se limitaba a captar clientes, que debían entregarle cantidades de dinero a cambio de rentabilidades del 20 o del 25 % semanal, y a partir de los primeros meses de 2020 comenzó a dejar de pagar a la mayor parte de los inversores, situación que culminó en octubre cuando dejó de abonar las cantidades prometidas.

3.000 inversores

Hasta el momento, se trataría del mayor presunto fraude por volumen en España relacionado con las criptomonedas, ya que esta empresa radicada en Londres podría haber defraudado más de 280 millones de euros a cerca de 3.000 inversores, sostiene la querella presentada por Zaballos Abogados.

Admitida a trámite el pasado 4 de mayo, la querella enumera una serie de presuntos delitos como estafa, intrusismo, blanqueo, delitos societarios, apropiación indebida y asociación ilícita, y se dirige contra Biosca, su mujer, Paloma Gallardo, y su hijo Javier.