La Fiscalía del Tribunal Supremo ha enviado a la Sala de lo Penal del alto tribunal la investigación abierta contra Pablo Echenique por presuntos delitos de odio y lesiones. El Ministerio Público deja las diligencias en manos de la Sala que preside Manuel Marchena al tratarse de una persona aforada por su condición de diputados por Unidas Podemos.

Así lo plasma el fiscal de Sala Jefe de lo Penal del Supremo, José Javier Huete, en un escrito al que ha tenido acceso Vozpópuli y en el que explica que la investigación debe quedar en manos de la Sala Segunda para que esclarezca si el exsecretario de Organización de Podemos cometió delito por los mensajes vertidos en sus redes sociales a favor de las protestas callejeras que tuvieron lugar en diferentes puntos del país el pasado mes de febrero por la entrada en prisión del rapero Pablo Hásel.

"Todo mi apoyo a los jóvenes antifascistas que están pidiendo Justicia y libertad de expresión en las calles. Ayer en Barcelona, hoy en la puerta del Sol", reza el tuit que Echenique publicó en su cuenta persona de Twitter. La Confederación Española de Policía denunció el contenido del mensaje atribuyéndole un delito de orden público, lo que dio pie a que el Ministerio Público abriera diligencias para esclarecer lo sucedido. A las mismas se adhirieron Vox, el sindicato Manos Limpias, el partido Por Todos y el Sindicato Unificado de Policía (SUP).

El fiscal de Sala Jefe explica en su escrito que la Fiscalía Provincial de Madrid traslado que Vox presentó querella contra Echenique en los juzgados de Madrid y que la misma recayó en el número 47. Sin embargo, éste inadmitió la querella en marzo al no ostentar competencia para investigar al diputado de Unidas Podemos. Lo mismo ocurrió con las acciones impulsadas en la Audiencia Nacional y que tampoco tuvieron recorrido por su condición de aforado.

Los denunciantes explican que el tuit que publicó Echenique en defensa del rapero Pablo Hásel sería constitutivo de delito de desórdenes públicos, contra los derechos fundamentales y delito de lesiones. En su querella Vox le añadió organización criminal.

Cabe recordar que la orden de ingreso en prisión de la Audiencia Nacional para Hásel el pasado mes de enero provocó un alud de protestas en Barcelona y Madrid así como otros puntos de España. Algunas de ellas derivaron en graves disturbios, sobre todo en la ciudad condal, que se saldaron con saqueos y destrozos además de más de un centenar de detenidos.