Tribunales

Suiza investiga el origen de los fondos de una cuenta vinculada al rey Juan Carlos I

El fiscal Yves Bertossa sospecha de una donación realizada por la Casa Real de Arabia Saudí a una cuenta de la Fundación Lucum de la que posteriormente se transfirió dinero a Corina zu Sayn-Wittgenstein

Corinna zu Sayn-Wittgenstein.
Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Gtres

El fiscal suizo Yves Bertossa investiga los 100 millones de dólares que en agosto de 2008 fueron depositados en una cuenta en el país helvético a nombre de la Fundación Lucum, cuyo único beneficiario -según publica el diario 24heures- sería el rey emérito Juan Carlos I. El representante del ministerio público intenta determinar si el dinero procedía del entonces rey de Arabia Saudí. Parte de los fondos investigados -65 millones- habrían acabado en una cuenta de Corina zu Sayn-Wittgenstein, examiga del monarca.

Según publica El País, en el marco de las pesquisas el pasado diciembre el fiscal interrogó a la empresaria alemana. Su abogado, Robin Rathnell, ha asegurado este martes a la prensa que Sayn-Wittgenstein recibió en 2012 un "regalo no solicitado del rey emérito". Se trataría de "una forma de donación para ella y para su hijo, con los cuales se había encariñado".

"La donación se documentó como un regalo y los bancos realizaron el cumplimiento y la diligencia debida sobre los fondos. Nuestro cliente no tiene lugar en estos procedimientos y aguardamos [que llegue] su pronta conclusión", sostiene el letrado.

Investigación sobre el AVE a La Meca

Según la documentación acumulada por el fiscal Bertossa citada por El País, los fondos que salieron de la cuenta de la fundación presuntamente vinculada a Juan Carlos I procederían de una donación realizada en 2007 por la Casa Real de Arabia Saudí a través de su Ministerio de Finanzas. De ahí que la Fiscalía suiza investigue si el dinero tiene vinculación alguna con la adjudicación de las obras del AVE a La Meca

La investigación, en curso desde verano de 2018, tiene su origen en los documentos incautados durante los registros realizados a los despachos del gestor de fondos Arturo Fasana y del abogado Dante Canónica, vinculados a la trama societaria ahora bajo escrutinio judicial.

En una de las grabaciones del comisario jubilado José Manuel Villarejo -en prisión provisional desde noviembre de 2017- Sayn-Wittgenstein aseguró que Álvaro de Orleans-Borbón era el testaferro de las cuentas que el rey emérito tiene en Suiza. Esta semana, el primo del monarca negó tal afirmación a El País. Según sostuvo, él es el único dueño de sus propiedades. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba