La Fiscalía Provincial de Madrid advierte a Podemos de que todavía no ha sido capaz de despejar las dudas que se ciernes en torno a su relación con la consultora Neurona. Y recuerda que ya han pasado siete meses de investigación en la que se indaga si esta empresa de origen mexicano llegó a prestar los trabajos por los que el partido le pagó 363.000 euros con motivo de la campaña electoral de abril de 2019. El ministerio público califica como una sociedad indiciariamente ficticia la firma con la que el partido firmó los acuerdos de colaboración y considera que hay motivos para seguir investigando.

Por medio de un comunicado, la Fiscalía avala el contenido de la denuncia que impulsaron los exabogados de la formación, Mónica Carmona y José Manuel Calvente en la parte que afecta a Neurona así como los reparos que puso de manifiesto también el Tribunal de Cuentas: “Los hechos puestos de manifiesto en la denuncia en relación a Neurona así como en la documentación remitida por el Tribunal de Cuentas no han sido desvirtuados a día de hoy y tras la práctica de diligencia. Y todo ello, casi siete meses después de iniciar las investigaciones sin que haya sido posible determinar qué trabajadores tuvo Neurona, cuánto tiempo trabajaron en España, si se desplazaron desde México y cuándo así como dónde se hospedaron, información de fácil acceso al ahora apelante que no ha sido facilitada”.

Las elecciones autonómicas de Madrid

El ministerio público contesta así al recurso que presentó al partido que lidera Pablo Iglesias en contra de la decisión del juez de investigar también los acuerdos con Neurona en las elecciones autonómicas de Madrid del 26 de mayo de 2019. El juez de instrucción número 42 de Madrid acordó librar oficio a la Junta Electoral Provincial de Madrid para que informe informe sobre la identidad del administrador electoral designado por la coalición electoral Unidas Podemos-Izquierda Unida, así como la cuenta o cuentas electorales designadas para la recaudación de fondos.

En un informe policial remitido al juez, la UDEF estableció las diferentes cuentas del partido desde los que habían salido pagos a Neurona. En una de ellas figura como apoderado el dirigentes de la formación Pablo Echenique. La formación atribuyó a "algún servicio en Madrid" de la consultora el pago que salió de esa cuenta.

“El principal objeto de este procedimiento es determinar la realidad o no del contrato entre Podemos y Neurona indiciariamente constitutivo de delito electoral como se ha venido reiteradamente exponiendo a lo largo de este procedimiento”, dice el ministerio público de Madrid. Añade que “si lo que se investiga es la realidad del contrato y de la propia mercantil que parece vinculada con el partido, es razonable investigar todos los contratos”.

“El hecho -explica- de que se hicieran pagos a una sociedad indiciariamente ficticia obliga a realizar una mínima investigación. Más aun el resultado de esta investigación puede ser incluso en interés del ahora recurrente por cuanto podrían extraerse conclusiones en beneficio del mismo tanto en relación a la existencia o no de Neurona como de los contratos firmados. Y a ello nada obsta el hecho de que  las cuentas de las elecciones de 26 de mayo fueran auditadas por la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid”.

La Fiscalía ha dado a conocer este martes seis escritos. En uno de ellos mantiene esta posición favorable a seguir investigando el vínculo con Neurona, pero al mismo tiempo defiende el archivo de la parte que afecta a las obras de la sede de Podemos que ya acordó el juez. El ministerio público se adhiere a los escritos presentados por el partido solicitando que se confirme el sobreseimiento en contra de los recursos presentados por las acusaciones.