La Fiscalía de Madrid ha pedido al juez del caso Neurona, Juan José Escalonilla, que abra una pieza separada para investigar si el matrimonio formado por el vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias y la ministra Irene Montero usaron recursos del partido para su beneficio personal. Hace semanas, la exabogada de la formación cesada en 2019, Mónica Carmona, denunció ante el Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid que utilizaban a una empleada de la formación 'morada' como niñera o que cobraron las costas procesales en causas que había sufragado la organización política.

En un escrito del pasado 17 de febrero al que ha tenido acceso Vozpópuli, el Ministerio Público hace esta solicitud al magistrado al entender que Carmona aportaba algunos hechos novedosos, aunque sin relación con las pesquisas se siguen desde hace meses en ese Juzgado en el llamado caso Neurona. Por ello y para no complicar y alargar esa investigación ya en marcha pide la apertura de una pieza separada para abordar estos hechos. Rechaza así la pretensión de Podemos de rechazar de plano el escrito presentado por su exabogada. La Fiscalía admite que no puede acceder a ello ya que se lo pidió el juez.

La ex responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos Mónica Carmona envió un escrito al juez en el que respondía al requerimiento de información que le hizo el juez Juan José Escalonilla tras su declaración como testigo el pasado mes de octubre, si bien aprovechó esta comunicación para poner en su conocimiento "algunos hechos investigados internamente" que no fueron incluidos en la denuncia presentada en 2019 contra el partido por el también ex abogado de Podemos José Manuel Calvente, que dio origen al caso.

"Me encontraba de baja laboral y mi situación médica no me permitió dedicar más tiempo a colaborar en la preparación de la denuncia interpuesta, pero considero que ahora debo aportar todos los expedientes en el estado en el que quedaron en la fecha de mi cese, porque guardan relación con los hechos investigados", ha sostenía Carmona.

Uso irregular de los fondos de Podemos

Entre los nuevos hechos señalados al Juzgado de Instrucción Número 42 de Madrid, mencionaba "un presunto uso irregular de los fondos del partido en beneficio de los intereses particulares de la señora Irene Montero". Según su versión, recibió "una denuncia interna confidencial" afirmando que la ahora ministra de Igualdad estaba utilizando para el cuidado de sus hijos a una persona a sueldo de Podemos.

Carmona ha identificó a esta persona como Teresa Arévalo, detallando que acompañó a Montero y su hija en un viaje que tuvo lugar el 20 de octubre de 2019 a la ciudad de Alicante para participar en un acto de campaña electoral y que la dirigente 'morada' dejó a la niña al cuidado de Arévalo mientras intervenía en el mismo. La ex abogada ha aportado incluso una factura con fecha de 18 de noviembre de 2019 con los gastos de este desplazamiento.

Arévalo es secretaria de Políticas de Cuidados de Podemos y, al menos hasta el pasado mes de junio, era asesora del Ministerio de Igualdad. La ex abogada explicaba a Escalonilla que inició una investigación por considerar que se trataba de hechos "graves", puesto que tal comportamiento, "además de ser contrario a las más elementales normas éticas, podría ser constitutivo de un acto de administración desleal del patrimonio del partido". Fuentes de la formación 'morada' aseguran que es "absolutamente falso" que Montero usara a Arévalo como niñera.

Podemos siempre ha tachado las denuncias de Carmona de “rumorología”, “acusación fake” o movidas por su animadversión al partido. Desde la Fiscalía coinciden en esa última impresión, si bien admiten que la información aportada por la letrada era la respuesta a un requerimiento del juez tras tomarle declaración en su Juzgado. Por ello pide que se tengan en cuenta las novedades aportadas al menos para iniciar una investigación.

El paso de la Fiscalía es relevante ya que hasta ahora ha pedido que la investigación sobre las presuntas irregularidades internas de Podemos se limitase a la relación del partido con la consultora mexicana Neurona. Más de medio año después de de que el juez imputase a Podemos como partido en la causa, tres son las líneas de investigación que permanecen abiertas: el pago de 430.000 euros de fondos electorales públicos a la citada consultora, la aprobación de complementos salariales para algunos dirigentes y desde hace unos días el envío de al menos 30.000 euros a una asociación afín desde la llamada caja de solidaridad del partido.