La Fiscalía del Tribunal Supremo se opone a absolver a Isa Serra tras su condena por delito de atentado y lesiones en disturbios ocurridos durante un desahucio en 2014. El alto tribunal ha acogido la vista para revisar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que consideró a la dirigente de Unidas Podemos culpable de estos hechos. Mientras su defensa ha pedido la absolución y le ha desligado de cualquier acto vandálico, la Fiscalía ha insistido en que existen pruebas que acreditaron que fue de las "instigadoras" y que "llevó la voz cantante" en las agresiones a policías que se produjeron en la jornada del 31 de enero de 2014.

La vista, que ha durado menos de una hora, ha contado con los testimonios de sus abogados y de la Fiscalía. La defensa de la diputada autonómica ha pedido que se revoque la condena del TSJ madrileño al considerar que se ha vulnerado su presunción de inocencia y que no hay prueba de cargo suficiente que la implique en los disturbios que se produjeron entonces en el madrileño barrio de Lavapiés. Según han defendido, las declaraciones de los agentes agredidos aquel día fueron "genéricas y poco específicas" ocurriendo que muchos de ellos no recordaban los insultos y ataques que habría proferido la dirigente morada. Se trata de una versión recogida en la sentencia conocida hace ahora un año en la que se le condenó por delito leve de lesiones, atentado y daños. Los magistrados, no obstante, la absolvieron de desórdenes públicos.

El fallo declaró como hechos probados que Serra formó parte de un grupo de personas que profirió insultos y atacó con objetos a los agentes policiales toda vez que acabó el desahucio. De Serra concluyeron que se dirigió a una agente de la Policía Municipal diciéndole “eres cocainómana” y acusándole de “mala madre”. “Hija de puta, zorra; que te follas a todos los policías municipales". "Vergüenza, si fuera tu hijo tendría que cogerte un arma y pegarte un tiro”, son otro de los insultos que profirió a agentes, siempre según el fallo que también le atribuye “empujones” a policías y lanzamiento de “objetos contundentes”.

"Un gorro de lana no es un objeto contundente"

Su defensa ha replicado que ningún agente manifestó que ella propinara empujones y que en aquella jornada se lanzaron zapatillas, fruta, algún bolígrafo y ropa. "Un gorro de lana, señorías, no es en absoluto un objeto contundente", ha espetado su defensa la cual ha insistido que Serra -que se juega la inhabilitación por estos hechos- huyó del escenario cuando vio la situación de conflicto. "Su actitud no es la de una persona agresiva ni la que asume el liderazgo ,sino que es la actitud de una persona que está completamente sola y no participando de los hechos violentos. En los vídeos se ven a las personas que lideran la carga contra la Policía y la recurrente no aparece en ningún momento en esta primera línea. Por eso siempre hemos sostenido que hay un error de identificación por parte de la Policía y las pruebas vienen a corroborar la inocencia de mi defendida", han alegado sus abogados.

El fiscal, por su parte, se ha posicionado en contra de esta tesis asegurando que al menos cinco agentes de los que declararon en la vista oral la reconocieron "sin duda". De hecho, ha explicado que las respuestas de los agentes en el juicio "no fueron estereotipadas", sino que cada uno contó lo que recordaba de los hechos ocurridos hace más de siete años. Según ha razonado, no todos precisaron con el mismo nivel de exactitud lo ocurrido puesto que mientras algunos daban cobertura, otros estaban ya en los furgones para salir del lugar. "No creo que por ese concepto de generalidad pierdan en absoluto credibilidad", ha añadido.

También ha señalado que hay prueba material como las fotografías que se tomaron de aquel encuentro. Aunque los abogados de Serra dicen que no aparece en ningún momento en primera línea, el representante del Ministerio Público ha recordado que se tomaron 999 instantáneas aunque no se aportaran todas al procedimiento. Y sobre los empujones que se atribuyen a Serra, el fiscal dice que es asunto "secundario". "No existe ninguna duda de la responsabilidad que se le imputa", ha sentenciado. Tras su intervención, el presidente de la Sala de lo Penal, Manuel Marchena, ha dado la vista por concluida.