La Fiscalía Provincial de Barcelona sostiene que la victoria independentista en las elecciones a la cámara de comercio de Barcelona fue ilegal, según informa este miércoles El Confidencial. La Asamblea Nacional Catalana impulsó la candidatura Eines de País, liderada por el actual presidente de la cámara, Joan Canadell, y según un escrito de la fiscalía se produjo una alteración en los resultados mediante la anulación de determinados votos que beneficiaban  a los rivales de Canadell.

El Ministerio Público pide ahora la anulación y la repetición de estos comicios, al encontrar un gran número de irregularidades. El escrito de la fiscalía al que ha tenido acceso el citado medio habla de "falta de garantías inauditas en un sistema que pretende ser democrático" al anularse votos por sospechar que habían sido emitidos por quien no tenía derecho a hacerlo. La junta electoral encargada del control anuló estas participaciones por haber sido enviadas desde una misma dirección IP, algo que es habitual en este tipo de comicios.

La candidatura independentista obtuvo 31 de los 40 vocales que se elegían. El resto hasta completar los 60 vocales son elegidos por empresas y corporaciones con una representación especial. Y desde el primer momento se presentó la impugnación como una de las posibilidades ante la duda de los comicios.