España

La fiscal: “'El Chicle' comete sus delitos por pura maldad”

Tanto la fiscal como el abogado han echado por tierra la versión de 'El Chicle', que atribuye la muerte de Diana a un accidente. “Diana estaba viva en A Pobra do Caramiñal y llegó viva a la nave de Asados”, ha remarcado el acusador

Vista de la pantalla donde los medios siguen el juicio contra José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, (3d, atrás) en el último día del juicio.
Vista de la pantalla donde los medios siguen el juicio contra José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, (3d, atrás) en el último día del juicio. EFE.

Susie Salmon es una chica de 14 años nacida de la imaginación de la escritora norteamericana Alice Sebold. Susie es la protagonista de The lovely bones, una novela felizmente traducida al castellano como Desde mi cielo. En ella, Susie cuenta desde algún lugar del limbo cómo fue raptada, violada, asesinada y troceada y cómo el crimen y sus devastadoras consecuencias influyen en todo su entorno. La obra, llevada al cine por Peter Jackson, tiene un final agridulce: el asesino de Susie, su vecino George Harvey, nunca es detenido ni condenado, sino que muere accidentalmente. Hoy, la fiscal Cristina Margalet ha llevado a Susie hasta el salón de bodas del juzgado de Santiago de Compostela para reclamar al jurado que Diana Quer tenga la justicia que no tuvo Susie, y que José Enrique Abuín sea condenado a prisión permanente revisable como autor de los delitos de detención ilegal, agresión sexual y asesinato. Delitos que, según la fiscal, comete “por pura maldad”

La fiscal y el representante de la acusación particular, el abogado Ricardo Pérez Lama, han hecho un relato idéntico de lo sucedido en la madrugada del 22 de agosto de 2016. Abuín acechó, siguió y asaltó a Diana Quer cuando ésta regresaba a su domicilio. La golpeó con una barra, aturdiéndola, la introdujo en el maletero de su coche, la trasladó hasta la nave de Asados y allí, durante al menos 80 minutos, la tuvo a su merced. La violó, la estranguló con una brida y la arrojó al pozo donde permaneció casi 500 días. Antes regresó al lugar del crimen para lastrar el cuerpo y asegurarse de que nadie la encontrase. Las pruebas, para las acusaciones, son contundentes y la fiscal ha ido desgranándolas folio a folio, testimonio a testimonio, vídeo a vídeo en un informe que ha superado los 150 minutos. Quería que el jurado tuviese el trabajo hecho a la hora de elaborar su veredicto.

La fiscal y el abogado echan por tierra la versión de 'El Chicle'

Tanto la fiscal Margalet como el abogado Pérez Lama han echado por tierra la versión de 'El Chicle', que atribuye la muerte de Diana a un accidente. “Diana estaba viva en A Pobra do Caramiñal y llegó viva a la nave de Asados”, ha remarcado el acusador. La prueba menos sólida del proceso es la que demostraría la agresión sexual y llevaría a Abuín hasta la prisión permanente. Sabedores de ello, fiscal y acusador se han agarrado como a un clavo ardiendo al dictamen del doctor José Blanco Pampín, que describió un edema en la vulva de la víctima, compatible con una violación. Si el jurado atiende al jefe de patología el Instituto de Medicina Legal de Galicia (IMELGA), el procesado será condenado por violación. Si atiende a los forenses que practicaron la autopsia de Diana y no encontraron –debido al deterioro del cadáver– prueba alguna de agresión sexual, esta condena solo podrá estar basada en indicios. Pérez Lama, veterano de los tribunales, lo sabe y por eso se ha encargado de leerle al jurado unos cuantos párrafos de la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a Alfonso Basterra y a Rosario Porto por el asesinato de su hija, Asunta, de 12 años. El Alto Tribunal reconoció en su fallo el valor de la prueba indiciaria para ratificar la sentencia, sobre todo, en el caso del padre.

Mañana, en la undécima sesión del juicio, es el turno de la defensa. La abogada María Fernanda Álvarez seguirá haciendo un esfuerzo titánico para que el jurado crea a su cliente. Aunque hoy ya ha admitido que pueda ser condenado por un delito de homicidio con dolo eventual, lo que conllevaría una pena de cinco a siete años de prisión, al aplicarse la atenuante de confesión. De ahí a la prisión permanente revisable hay un camino que hoy la fiscal y el acusador particular han mostrado al jurado. Veremos si la brava letrada es capaz de hacérselo desandar.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba