La dirección nacional del PSOE aumenta la presión para que Susana Díaz adelante las primarias en Andalucía. Ferraz ha respaldado la estrategia de la oposición interna a Díaz, que pide dirimir ya la batalla por el liderazgo del socialismo andaluz ante un posible adelanto electoral en esta comunidad. Las elecciones autonómicas en Andalucía están previstas para el otoño del 2022.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo; y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, han secundado la petición de adelanto de primarias esta misma semana. Las dos, destacadas referentes del PSOE andaluz, han defendido esta posición con idénticos argumentos. "El PSOE tiene que estar preparado ante cualquier incidencia que pudiera ocurrir". Díaz, de momento, se niega.

"Susana es consciente de que esto es un ataque directo de la ejecutiva federal", dicen a Vozpópuli fuentes del partido contrarias a la continuidad de Díaz al frente del PSOE-A. "Los números empiezan a fallarle. Y si Calvo y Montero se han tirado a la piscina es porque hay agua".

Susana Díaz contra Juan Espadas

El calendario congresual del PSOE prevé las primarias en Andalucía para noviembre o diciembre de este año. Pero las distintas corrientes que se oponen a la continuidad de Díaz creen que es conveniente adelantar esta cita. Temen que el presidente andaluz, Juanma Moreno, convoque elecciones anticipadas después del verano. Y quieren estar preparados. Uno de los factores que puede influir en la decisión de Moreno es el resultado del 4 de mayo en Madrid.

"Una victoria clara del PP puede animar a Moreno", admiten desde el PSOE. "Puede esgrimir casi cualquier argumento y nosotros tenemos que estar preparados y no vernos sorprendidos con unas elecciones en pleno proceso interno de tensión orgánica".

El impulsor de este movimiento, ahora avalado por Ferraz, es el alcalde de Sevilla. Juan Espadas es la figura que se enfrentará a Díaz en las primarias. Y a mitad de abril ya pidió este adelanto. Fuentes del PSOE explican que Espadas no anunciará su candidatura hasta que se convoquen las elecciones internas, a pesar de que todo el mundo sabe que será el rival de la actual secretaria general.

Espadas es el candidato de consenso entre las distintas corrientes que claman por la salida de Susana Díaz y una renovación profunda del PSOE andaluz, que perdió el Gobierno de la Junta por primera vez en democracia en los comicios del 2018.

La petición de Espadas ha encontrado el apoyo de amplios sectores del PSOE andaluz, lo que ha supuesto un duro revés para Díaz. "Está descubriendo que hay gente con la que ella contaba que le está dando la espalda", dicen estas fuentes.

Díaz pierde apoyos en el PSOE-A

Es el caso del portavoz del PSOE en al Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez; o la alcaldesa de Alcalá de Guadaíra, Ana Isabel Jiménez. Ellos han pedido primarias anticipadas. Otras agrupaciones en Sevilla, Granada y el resto de provincias también lo han hecho. Sin embargo, la ejecutiva provincial de Sevilla -todavía controlada por Díaz- rechazó hace unos días la solicitud de Espadas.

Mientras tanto, la expresidenta andaluza sigue enfrascada en una campaña interna frenética. Susana Díaz se está pateando Andalucía de agrupación en agrupación para defender su proyecto. Y ha abierto un blog en el que va contando sus experiencias desde que se echó a la carretera.

Algunas voces críticas del PSOE andaluz le han acusado de utilizar los medios del partido para "una campaña personal". "Después de dos años y medio sin visitar un solo municipio ahora parece que le entran las prisas. Estos medios del partido están para realizar la labor de oposición (a Juanma Moreno), labor que tiene totalmente abandonada, y no para su particular carrera personal hacia las primarias", aseguran estas fuentes.