El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha reconocido que no le gustan los indultos a políticos encarcelados por el 'procés' catalán porque él lo pasó "muy mal" cuando ocurrieron los hechos en cuestión, aunque ha añadido que también puede "llegar a entender que se intente hacer un esfuerzo para que eso nunca más tenga que volver a suceder".

"A mí no me gustan los indultos porque yo lo pasé muy mal en aquel momento como tantos españoles y tantas españolas, porque estaban cogiendo lo que tanto queremos que es nuestro país, nuestra patria, nuestra nación y la estaban intentando trocear... Por lo tanto, el sentimiento de indignación lo comparto con tantísima gente que lo puede tener", ha espetado Vara, quien ha añadido que en todo caso "no es un problema de desear, es un problema de entender".

En este sentido, en una entrevista este martes en el programa 'Herrera en COPE' se ha mostrado partidario de poner "todo" lo que está al alcance de cada uno en un "proyecto común" que poder "compartir".

"No es un problema de desear, es un problema de entender... Y yo lo que digo es: ¿somos capaces de adivinar cómo podemos poner todos lo que esté a nuestro alcance en ese proyecto común que podamos compartir? Entonces, la medida (los indultos) no es que te guste... Ya digo, a mí los indultos no me pueden gustar porque yo sufrí mucho con aquello que ocurrió, pero puedo llegar a entender que se intente hacer un esfuerzo para que eso nunca más tenga que volver a suceder", ha incidido.

Abucheos en el teatro de Mérida

En este momento, tras recibir algunos abucheos por sus declaraciones desde el público presente durante la entrevista, emitida desde el Teatro Romano de Mérida, Vara ha pedido "disculpas" y "perdón" si lo que dice "no gusta". "Les pido disculpas si lo que digo no les gusta, de verdad se lo digo... Yo no digo lo que me traiga aplausos, digo lo que creo que es mejor para el país en el que van a vivir mis hijos y mis nietos", ha subrayado.

Por otra parte, preguntado sobre si puede llegar a pensar que alguna comunidad como Extremadura pudiera ser perjudicada por la resolución del 'conflicto catalán', Fernández Vara ha defendido que "Cataluña no se puede arreglar desarreglando el resto de España, con lo cual el arreglo que haya tendrá que ser permitiendo que todos y cada uno de los españoles vivamos donde vivamos podamos tener los mismos derechos y también las mismas obligaciones".

"Yo desde luego esté donde esté en política, si estoy con una responsabilidad lo haré desde esa responsabilidad, y si estoy en mi casa lo haré desde mi casa, haré todo lo posible para que nunca se intente arreglar una parte de España desarreglando el país en su conjunto", ha espetado, al tiempo que ha añadido que "para esto es muy importante que todos queramos arreglarlo, o que todos pensemos que hay que arreglarlo".

Con ello, ha reconocido que, máxime ahora que acaba de ser abuelo por segunda vez, su generación cree que le debe al país "la capacidad de que los hijos y los nietos puedan convivir en paz" como han hecho ellos durante 40 años, algo que a su juicio "pasa por el diálogo" y "por intentar buscar vías que desde luego son difíciles, a nadie se le oculta que son difíciles pero que no son ni deben ser imposibles".

Así, tras indicar que en el país "todo el mundo habla de derechos pero de obligaciones no habla nadie", ha considerado que "no hay un país que no pueda prosperar si la gente no cumple con su obligación" como algo "imprescindible".

En este sentido, sobre el futuro de Extremadura, ha afirmado que "si todas las cosas que tenemos entre manos nos salen bien en esta tierra dentro de unos años nosotros no estaremos dependiendo de lo que los demás quieran hacer por nosotros, ni Europa ni el resto de España", porque la región tiene "unas condiciones objetivas" que él cree "profundamente" que puede hacer "capaces en unos años de tener un futuro garantizado y asegurado por los propios recursos" que la comunidad extremeña vaya generando.

Apuesta por la moderación

Al mismo tiempo, Fernández Vara ha afirmado que él trata de aprovechar toda su experiencia para "ayudar" a Extremadura y a España. "Y haré todo lo posible porque el PSOE sea un instrumento de este país para contribuir a lograr la mejor España posible en el futuro", ha espetado.

Al respecto, tras reconocer que "como en toda situación en la vida evidentemente no todo ocurre siempre como a cada uno gustaría", ha subrayado que él intentará que "se conforme mayorías en España" para lo cual apela a la "moderación", ya que "en España sobran extremos y falta moderación por parte de muchos".

Así, se ha mostrado "absolutamente convencido" de que en este momento no ve "otra salida que no sea convocarnos a un proyecto común" que no puede ser "el mío ni el tuyo" sino que "tiene que ser el nuestro". "Y esa necesidad de proyecto común yo necesito que haya en España muchas voces en muchos territorios intentando trabajar para que ese proyecto común sea posible", ha dicho Vara, quien ha añadido que a su juicio eso no se logra "diciendo todos los días lo que nos diferencia, lo que nos separa" sino "convocándonos a ese proyecto común a través de intentar construir un país en el que quepamos todos".

"Tenemos que intentar que en España podamos caber todos, porque ni puede ser lo que unos quieren que es quedarse con un trozo, ni puede ser lo que a mi juicio quieren otros que es quedarse con España entera a su manera", ha resaltado Vara, quien ha defendido que "España tiene que ser un país en el que podamos caber todos, entendiendo el país a su manera, que no tiene por qué ser la misma uno y otro".

Al respecto, ha recordado que "España es la consecuencia de muchos años de historia en los que ha habido alianzas, guerras, confrontaciones, tiempos duros y tiempos de conquista y de reconquista... Luego no somos un país con una historia plácida... hemos sido la consecuencia de mucho tiempo en el que se ha ido construyendo lo que ahora tenemos y que a mí no me gustaría que nos dejáramos arrebatar, y haré todo lo posible porque eso sea así", ha concluido.

Manifestación de Colón

Finalmente, sobre qué opina de las declaraciones de la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo que tachó de ultraderecha a quienes se manifestaron en Colón contra los indultos, el presidente extremeño ha dicho que a él no le gustan "nada" las "etiquetas", al tiempo que ha añadido que le "gusta bastante" que "la gente se exprese con absoluta libertad".

"Lo que no me gusta es que nadie se quiera quedar con las cosas que compartimos. Yo cuando veo la bandera de España me emociono igual que cualquiera, lo que no me gusta nada es que se crean que es sólo suya... Las banderas son de todos", ha expresado.

"En cualquier caso, es que probablemente en esa necesidad de buscar un proyecto común el esfuerzo lo tenemos que hacer todos, y obviamente el primero quien gobierna o los que gobernamos somos los que tenemos la obligación de salirnos al encuentro... Y yo creo que estamos viviendo en la política española demasiados desencuentros que creo que no es bueno para nadie, desde luego no es bueno para la vida de los ciudadanos que es de lo que se trata", ha concluido.