El Ministerio de Asuntos Exteriores ha subrayado en un comunicado que España reconoce el derecho de los cubanos "a manifestarse libre y pacíficamente", al tiempo que ha expresado su deseo de que el clima que reine en la isla sea "pacífico". El nuevo responsable de la cartera de Exteriores, José Manuel Albares, ha exigido este martes la liberación inmediata de la periodista de 'ABC', detenida este lunes en La Habana.

"España, como país iberoamericano, sigue con mucho interés y muy de cerca la situación en Cuba. Estamos siguiendo con mucha atención desde ayer los acontecimientos y estamos a la expectativa para ver cómo evoluciona en el día de hoy la situación", ha indicado la Oficina de Información Diplomática (OID).

Lejos de la tesis de Podemos sobre el "bloqueo" de Estados Unidos como causante de la situación interna en Cuba, Exteriores ha apuntado que el país caribeño sufre una crisis en la que confluyen varios elementos "entre los que destacan la crisis económica así como una crisis del turismo derivada de la covid".

"Para hacer frente a esta situación, lo deseable es incrementar el ritmo de las reformas", ha advertido el departamento de José Manuel Albares. "Expresamos nuestra preocupación por las graves carestías a las que está haciendo frente su población. Somos igualmente conscientes del agravamiento de la pandemia en la isla que ha sido uno de los factores determinantes de la crisis", prosigue la OID.

Ante ese panorama, que ha llevado este domingo a ver protestas contra el régimen castrista en toda la isla, el Gobierno español ha adelantado que estudiará "formas de ayuda que puedan aliviar la situación" de Cuba como se ha hecho con otros países de la región.

Este es el primer pronunciamiento oficial sobre Cuba de Exteriores, que fue apremiado por la oposición a dar este paso después de las palabras de Joe Biden, primero, y luego Josep Borrell. Y sobre todo, porque durante todo el día la única reacción provino del secretario de Estado de la Agenda 2030, Enrique Santiago, quien ostenta también el puesto de secretario general del Partido Comunista de España (PCE).

Ante este silencio durante toda la jornada, que fuentes diplomáticas justificaron por el traspaso de cartera de Arancha González Laya al citado Albares, Exteriores dejó todo el protagonismo a Santiago, quien defendió a Cuba por "estar aguantando el más duro bloqueo de la historia" pese a que la Administración Obama ya desmontó toda la legislación de sanciones económicas que estaba en vigor desde los inicios de la Revolución cubana con Fidel Castro.

Donald Trump reintrodujo algunas restricciones durante su mandato, lo que llevó a Santiago a quejarse de que la política de Estados Unidos es "contraria al derecho internacional" ya que, a su juicio, "impide llegada de alimentos, material sanitario y recursos financieros". A juicio del alto cargo de Podemos, "la más eficaz ayuda humanitaria es cumplir las resoluciones de Naciones Unidas y levantar ya el bloqueo".

En la misma línea se pronunció la secretaria de Internacional de Podemos, Idoia Villanueva, quien subrayó en un comunicado que "urge poner fin" al embargo "impuesto" por EEUU a Cuba desde hace más de 60 años. Al igual que el secretario general del PCE, la responsable morada hizo hincapié en que este bloqueo "significa un pueblo desprovisto de su soberanía alimentaria, o de jeringuillas y material médico para las dos vacunas que han desarrollado contra la Covid-19".

Villanueva también incidió en las redes sociales que este embargo estadounidense ha agravado las "dramáticas" consecuencias que ha dejado la pandemia del coronavirus en el país caribeño, "que hoy sufre más que nunca la falta de alimentos y suministros médicos".

La responsable de Relaciones Internacionales del PP, Valentina Martínez, se preguntó si las palabras de Santiago eran "la posición oficial del Gobierno de España" ante lo que está ocurriendo en Cuba y emplazó al Ejecutivo a liderar las acciones que desde la UE "promuevan esta conquista de la libertad y la democracia" en el país caribeño.

Desde Ciudadanos, su vicesecretario general, Daniel Pérez, criticó "el mutismo absoluto" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de su nuevo ministro de Asuntos Exteriores en torno a las protestas que se están registrando en Cuba contra el presidente, Miguel Díaz-Canel.

"Estamos preocupados porque, después de la toma de posesión, ni José Manuel Albares ni ningún otro miembro del Gobierno se han pronunciado" sobre la situación en la isla caribeña, denunció Pérez en rueda de prensa Pérez, quien consideró "extraño" que ni siquiera Sánchez, que a su juicio suele ser "de gatillo rápido en Twitter" cuando hay que posicionarse en otro tipo de situaciones, guarde de momento silencio con Cuba.

En este sentido, el dirigente de la formación naranja mostró su confianza en que el debut de Albares como jefe de la diplomacia española "no se traduzca también en forma de fiasco a la hora de actuar con rapidez" en el caso de Cuba, para así no repetir el error de su predecesora, Arancha González Laya, en relación con la crisis diplomática con Marruecos.